Feeds:
Entradas
Comentarios


A quien en su visita al Museo Nacional de Arte les pareció ya haber visto éste busto en bronce de Cuauhtémoc en algún otro sitio, pues están en lo correcto, es la misma escultura que podemos encontrar en el Zócalo muy cerca de Catedral, la cual a pesar de contar con su placa, omite mencionar el nombre de Jesús F. Contreras, autor no sólo de ésta sino también de muchas otras de las grandes obras que podemos encontrar por nuestra ciudad, como el conjunto escultórico del Jardín de la Triple Alianza a unos pasos del Munal y Malgré Tout en este mismo museo y en la Alameda.

Anuncios


Juan de Dios Peza en su libro Leyendas de las Calles de la Ciudad de México nos hace un recorrido a través del tiempo y el espacio de nuestro Centro Histórico y lo transforma en un hermoso poema.

A continuación un fragmento de La Alameda:

¡Oh vergel de nuestros padres!
¡Cuántos recuerdos encierras!
¡Cuántas memorias escondes
en tus floridas callejas!

El soñador estudiante,
la recatada doncella,
el octogenario enfermo,
la anciana que orando tiembla,

el niño que con sus juegos
a sus padres embelesa,
el doncel enamorado
y la moza coquetuela;

lo mismo el que nada quiere
como el que rendido espera;
y el que del tiempo pasado
las veleidades recuerda,

en ti buscan grata sombra,
bajo tus fresnos se sientan
mirando alegres o tristes
tus hoy mustias arboledas.

Cuando la callada noche
te envuelve en sus sombras densas,
parece que en tu recinto un
fantasma se pasea.

Es un recuerdo que surge,
una memoria que llega
del que fundó el ancho parque
para gala de su tierra,

Don Luis Velasco, el segundo,
que de su rey mereciera
ser al Perú trasladado
por sus relevantes prendas.

¡Oh parque de mis mayores!,
los hados benignos quieran
que lejos de ti no acaben
las horas de mi existencia.

Ya en tu derredor se escuchan
los dulces himnos que elevan
la paz, la unión y el trabajo
a la ciudad que tú alegras.

¡Nada interrumpa ese coro,
nada esos himnos suspenda
y cántenlos nuestros bardos
a tu sombra dulce y fresca!

La vida continúa


Durante mucho tiempo desde su inicio la Vida de Peatón publicaba una entrada cada día impar, 27, 29, 31, 1 de cada mes, y en cada entrada aparecían cosas triviales y personales, cosas que son de mi interés, de mi interés es también ésta, nuestra Ciudad de México que aun no termino de descubrir por completo, por lo que cada vez se ha convirtiendo en el objetivo principal de este blog, el año pasado lo abandone un poco así que este año que cumple diez años de existir lo estaré retomando sólo que una vez por semana y esta es la primera publicación del 2018.

A partir de hoy agrego una pagina relativa al Zócalo a la cual permanentemente agregaré imágenes e información, siendo propiamente eso el primer post del año, muchísimas gracias a todos aquellos que le dedican un momento de su tiempo a la Vida de Peatón.

DSC01941
¡Pues bien!, una de las historias de amor más famosas entre todas las que han acontecido en nuestra ciudad, es sin duda la del inconmensurable cariño que Manuel Acuña Narro le profesó en los siguientes versos a Rosario de la Peña y Llerena, según cuenta la leyenda, también fue la razón (o sin razón) por la que el poeta nacido en Saltillo, Coahuila el 27 de agosto de 1849, terminó abruptamente con su existencia un 6 de diciembre de 1873 cuando a la edad de 24 años le dió un sorbo al cianuro de potasio en el cuarto que le fue asignado en la entonces Escuela de Medicina, en lo que alguna vez fue el Palacio de la Inquisición, en la esquina de República de Brasil y República de Venezuela de nuestro Centro Histórico de la Ciudad de México.

Nocturno a Rosario

I

¡Pues bien! yo necesito
decirte que te adoro
decirte que te quiero
con todo el corazón;
que es mucho lo que sufro,
que es mucho lo que lloro,
que ya no puedo tanto
al grito que te imploro,
te imploro y te hablo en nombre
de mi última ilusión.

II

Yo quiero que tu sepas
que ya hace muchos días
estoy enfermo y pálido
de tanto no dormir;
que ya se han muerto todas
las esperanzas mías,
que están mis noches negras,
tan negras y sombrías,
que ya no sé ni dónde
se alzaba el porvenir.

III

De noche, cuando pongo
mis sienes en la almohada
y hacia otro mundo quiero
mi espíritu volver,
camino mucho, mucho,
y al fin de la jornada
las formas de mi madre
se pierden en la nada
y tú de nuevo vuelves
en mi alma a aparecer.

IV

Comprendo que tus besos
jamás han de ser míos,
comprendo que en tus ojos
no me he de ver jamás,
y te amo y en mis locos
y ardientes desvaríos
bendigo tus desdenes,
adoro tus desvíos,
y en vez de amarte menos
te quiero mucho más.

V

A veces pienso en darte
mi eterna despedida,
borrarte en mis recuerdos
y hundirte en mi pasión
mas si es en vano todo
y el alma no te olvida,
¿Qué quieres tú que yo haga,
pedazo de mi vida?
¿Qué quieres tu que yo haga
con este corazón?

VI

Y luego que ya estaba
concluído tu santuario,
tu lámpara encendida,
tu velo en el altar;
el sol de la mañana
detrás del campanario,
chispeando las antorchas,
humeando el incensario,
y abierta alla a lo lejos
la puerta del hogar…

VII

¡Qué hermoso hubiera sido
vivir bajo aquel techo,
los dos unidos siempre
y amándonos los dos;
tú siempre enamorada,
yo siempre satisfecho,
los dos una sola alma,
los dos un solo pecho,
y en medio de nosotros
mi madre como un Dios!

VIII

¡Figúrate qué hermosas
las horas de esa vida!
¡Qué dulce y bello el viaje
por una tierra así!
Y yo soñaba en eso,
mi santa prometida;
y al delirar en ello
con alma estremecida,
pensaba yo en ser bueno
por tí, no mas por ti.

IX

¡Bien sabe Dios que ese era
mi mas hermoso sueño,
mi afán y mi esperanza,
mi dicha y mi placer;
bien sabe Dios que en nada
cifraba yo mi empeño,
sino en amarte mucho
bajo el hogar risueño
que me envolvió en sus besos
cuando me vio nacer!

X

Esa era mi esperanza…
mas ya que a sus fulgores
se opone el hondo abismo
que existe entre los dos,
¡Adiós por la vez última,
amor de mis amores;
la luz de mis tinieblas,
la esencia de mis flores;
mi lira de poeta,
mi juventud, adiós!


El 7 de septiembre casi a la medianoche se escuchó la alarma sísmica, durante varios segundos esperamos el temblor con relativa calma, hasta que la sacudida nos hundió en un intenso sobresalto, mi corazón latía acelerado como el de quién sabe cuántos más en ésta ciudad; recordando el 85 esperábamos lo peor pero por fortuna la Ciudad de México no sufrió los daños que se temían, a pesar de que fue el terremoto más fuerte de los últimos cien años, nos dijeron.

Durante la conmemoración del 32 aniversario del terremoto del 19 de septiembre de 1985, después del simulacro habitual de cada año, para ser exactos un par de horas con catorce minutos después, casi a la par un intenso movimiento de tierra y una inesperada alarma sísmica nos sorprendieron inmersos en nuestra cotidianidad, sólo que en ésta ocasión el temblor se sintió mucho más fuerte que la última vez, paradójicamente el del 7 que fue más fuerte nos llegó desde muy lejos, esa noche prácticamente todos nos encontrábamos con nuestros seres queridos, mientras que el del 19 fue de un grado menos pero su epicentro fue relativamente cerca, por lo que no nos dio tiempo para prepararnos para la eventualidad, y llegó con la terrible noticia de que muchos edificios se habían venido abajo, las líneas telefónicas se colapsaron intentando comunicarnos con los familiares que se encontraban en el trabajo o en la escuela.

Por si no fuese suficiente, el sábado 23 a las ocho de la mañana hubo un nuevo temblor que si bien no fue tan fuerte, fue demasiado para nuestros nervios, por lo que definitivamente septiembre del 2017 será recordado como el mes en que tres sismos nos robaron la tranquilidad, pero también será recordado por la solidaridad que la gente demostró, exactamente igual que la de hace poco más de tres décadas, he incluso por muchos que en aquel entonces ni siquiera habían nacido.

En la imagen de arriba, lo que quedó del Monumento a la Madre que se vino abajo.


En el museo del Planetario Luis Enrique Erro, entre todas las réplicas a escala de objetos importantes para la astronomía, podemos encontrar sobre nuestras cabezas un auténtico Sputnik 1 que fue traído desde la extinta Unión Soviética, estamos hablando no de una reproducción sino de uno de los Sputniks que se hicieron a la par del que fue puesto en órbita el 4 de octubre de 1957, por lo tanto éste bien pudo llegar al espacio como el otro satélite artificial.

Cuentan que llegó a nuestro país para una Feria de las ciencias y teniendo la oportunidad los científicos sovieticos aprovecharon la oportunidad para no regresar a su país, abandonando al Sputnik en México.

El Sputnik 1 tenía una masa aproximada de 83 kg y era una esfera de aluminio de 58 cm de diámetro que llevaba cuatro largas y finas antenas de 2,4 a 2,9 m de longitud.


Detalle del cuadro atribuido a Nicolás Enríquez, del año 1724, que por estos días se está exhibiendo en el Palacio de Iturbide y que permanecerá ahí hasta mediados de octubre como parte de la exposición Pintado en México, 1700–1790: Pinxit Mexici.

En Fomento Cultural Banamex/Noticias/La Ciudad de México vista por pintores nos explican que en 1724 el virrey Baltasar de Zúñiga le encargó una pintura del paseo de la Alameda y el Convento del Corpus Christi al pintor Nicolás Enríquez. Hasta hacía pocos años, la Alameda había estado en total abandono debido a la falta de fondos para su mantenimiento y las inundaciones que periódicamente asediaban la ciudad. El virrey de Zúñiga mandó limpiar el parque, plantar más árboles y costeó sus cuatro fuentes más pequeñas. Sus labores de renovación del parque quedaron plasmadas en el cuadro, que fue llevado a la corte española.

En la pintura de Nicolás Enríquez aparece también el Convento de Corpus Christi, que en 1720 causó polémica por ser el primer convento para indígenas. Hoy en día el edificio es el Archivo Histórico de Notarías de la Ciudad de México.

Aquí descubrimos una zona muy familiar para todos los que vivimos en la CDMX, pero que nos muestra muchos detalles que si nos los contarán, nos costaría mucho trabajo imaginar como era en aquellos tiempos, vemos los caños por donde viene el agua a la ciudad desde Santa Fe, es decir el acueducto, una Alameda de una menor dimensión con apenas cuatro pequeñas fuentes más una central de mayor tamaño y cuatro puertas por donde sólo se le permitía el acceso a algunos cuantos, casi sobre lo que ahora conocemos como avenida Juárez se aprecian las tres Ermitas del Calvario, detrás del Convento de Corpus Christi nos encontramos con un paisaje muy distinto a lo que conocemos hoy en día, en lugar de asomarse edificios, se ven canales y una especie de pantano o laguna.

Ésta joya pertenece a la colección Patrimonio Nacional, del Palacio de la Almudaina, Palma de Mallorca, España, por lo que difícilmente se le verá en nuestro país en el futuro, es una excelente oportunidad para saber como fue lo que aún es.