Feeds:
Entradas
Comentarios

El parque La Mexicana


Ésta es la vista que se tiene desde el área denominada el jardín oculto del parque La Mexicana en Santa Fe, la naturaleza enfrentada a la modernidad arquitectónica, todo en aproximadamente unas 30 hectáreas, lo triple de la extensión que ocupa nuestra Alameda en el centro de la ciudad.

La Mexicana cuenta con un lago azul, un anfiteatro, una reserva natural, jardín canino, dos jardines infantiles, skatepark, ciclopista, trotapista, hamaqueros y fuentes danzantes, el parque concebido por el arquitecto y paisajista Mario Schjetnan, quien le dio a la CDMX el Parque Tezozomoc, fue inaugurado a finales de noviembre del año pasado.

Anuncios

Sabado de halo solar


Después de poco más de tres años nos encontramos con un nuevo halo solar sobre nuestras cabezas, cristales de hielo suspendidos en la atmósfera, cirroestratos refractando luz…


Hoy ya al filo de la media noche de este primero de julio mientras todos hemos sido espectadores, la pregunta es si mañana México le ganará a Brasil, la pregunta es si México ganará en los próximos seis años…

Matlacoatl y Azcueitl


Llegaron a la explanada de la todavía delegación, próximamente alcaldía de Azcapotzalco, para hacerle compañía a Tezozomoc, la pareja fundadora de los Tecpanecas, Matlacoatl y Azcueitl, quienes en el año de 1152 dieron origen al linaje chintolo.

La escultura realizada por los artistas Regina Gätsi y Hardin Zamora, cuenta con una copia de menor escala en la Casa de Cultura de Azcapotzalco.


Uno de los cuadros más conocidos de Porfirio Díaz pero que no es común encontrarse en algún museo, ahora se exhibe como parte de la exposición América, tierra de jinetes en el Palacio de Cultura Banamex mejor conocido como Palacio de Iturbide; es un óleo sobre tela de grandes dimensiones pintando por el artista Carlos Romero en 1900 y permanecerá ahí hasta el mes de septiembre de este 2018.

Las columnas


¿Se imaginan entrar a un lugar a comer y encontrarse con las columnas del Gran Teatro Nacional?

En la esquina de Bolívar y 16 de Septiembre hay un edificio que al ubicarse entre la Suprema Corte de Justicia y el Club de Banqueros pasa un tanto desapercibido, antes fue otra cosa, hoy es el restaurante Don Toribio, después quién sabe que será, lo que indudablemente siempre será es el sitio que resguarda los vestigios de una de la construcción más importante del la segunda mitad del siglo XIX, El Gran Teatro Nacional.

Obra del arquitecto Lorenzo de la Hidalga, primero fue conocida como el Gran Teatro de Santa Anna ya que fue inaugurado por el tristemente célebre Antonio López de Santa Anna, después fue el Gran Teatro de Vergara porque se encontraba en calle de Vergara, hoy Bolívar, luego fue el Gran Teatro Imperial durante el reinado de Maximiliano de Habsburgo, finalmente se le denominó Gran Teatro Nacional hasta que fue destruido para comenzar el nuevo teatro a unas cuadras muy cerca de ahí, lo que hoy conocemos como el Palacio de Bellas Artes.

Vale la pena entrar, buena comida, buenos precios, buen servicio y un buen viaje hacia el pasado al sentir la fría piedra de aquellas columnas.


Al más puro estilo del delegado de Azcapotzalco, Pablo Moctezuma Barragán (a quien se le deben los famosos glifos de la Ciudad de México que se encuentran dispersos por toda la ciudad), recién inauguró a finales de marzo de este 2018 el denominado mural-mapamundi de la artista Sol Ayala, un enorme mosaico en azulejo de talavera donde se lee la palabra hormiga en 120 idiomas, incluidos dialectos.