Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2017


Aunque estos Guardianes desde el primer momento en que los vi me parecieron conquistadores españoles ataviados con sus armaduras para hacer la guerra a los mexicas, pero no, explica su autor, el escultor Xavier Mascaró, que están inspirados en el arte prehispánico mexicano, se les puede encontrar por el Museo del Templo Mayor, la Plaza Seminario y el Centro Cultural de España en México.

Y justamente es la Embajada de España quien organizó está exposición que permanecerá hasta el 20 de septiembre para conmemorar los cuarenta años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con México.

Anuncios

Read Full Post »


Todos sabíamos que iba a pasar, algo tendrían que encontrar al escarbar bajo el concreto de nuestro Zócalo capitalino, pero nadie pensó que justamente aquello que dio origen a lo hoy por hoy y desde hace mucho definimos como Zócalo habría de ser desenterrado, al menos por unas cuantas horas, ya que posteriormente seria cubierto con tepetate y el nuevo concreto hidráulico.

Aquel Zócalo o basamento que habría de ser la base para una columna muy similar a la que conocemos en el Paseo de la Reforma jamás pudo llegar ni más lejos, ni más alta, en 1843 Antonio López de Santa Anna, durante el séptimo de sus once mandatos presidenciales (aunque en el último fungió como dictador exigiendo ser llamado “Su Alteza Serenísima”) le encargo al arquitecto Lorenzo de la Hidalga el monumento a los héroes de la Independencia, el proyecto no prosperó y mientras para todo mundo zócalo es el cuerpo inferior de un edificio u obra, que sirve para elevar los basamentos a un mismo nivel, o bien, una especie de pedestal, para nosotros es la plaza principal de la ciudad.

La foto de arriba corresponde a lo más cerca que pudimos acercarnos los curiosos, la de abajo a la primera plana del periódico Reforma del 6 de julio, y a continuación dejo un enlace a un video de INAH TV en YouTube.

Read Full Post »


De nuevo, la Estatua ecuestre de Carlos IV ocupa su lugar de honor en la Plaza Manuel Tolsá de nuestro Centro Histórico, pero ahora, lista para sobrevivir otros docientos años más, tras el terrible incidente del ácido nítrico que dio origen a una exhaustiva y concienzuda restauración que recién culminó hace unos días, después tres años, nueve meses y siete millones y medio de pesos.

Cuentan que Tolsá jamás aplicó una pátina metálica como se creía, sino que usó un recubrimiento de pintura verde-marrón en técnica al óleo, método que fue replicado por los especialistas que atendieron al equino y al rey, por eso ahora luce ese tono verde olivo parduzco que dicho sea de paso le va muy bien.

Otro de los secretos del Caballito que fueron revelados es que no fue fundido en una sola pieza como siempre se pensó, fue ensamblado en siete partes, las dos principales, el cuerpo del caballo y el jinete con la silla, más otras cinco de menor tamaño, que son las crines del caballo, el copete, la cola, la rienda y la base con el carcaj, y fue gracias al excelente trabajo que hizo Manuel Tolsá con la soldadura, lo que le abrió paso a través del tiempo de que su Estatua ecuestre de Carlos IV había sido fundida en una sola operación.

Ahora con la nueva iluminación nocturna que se le dio, solo queda que nos demos una vuelta para visitar al entrañable Caballito, en la mañana, en la tarde y en la noche.

Read Full Post »