Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘la ciudad’ Category


De nuevo, la Estatua ecuestre de Carlos IV ocupa su lugar de honor en la Plaza Manuel Tolsá de nuestro Centro Histórico, pero ahora, lista para sobrevivir otros docientos años más, tras el terrible incidente del ácido nítrico que dio origen a una exhaustiva y concienzuda restauración que recién culminó hace unos días, después tres años, nueve meses y siete millones y medio de pesos.

Cuentan que Tolsá jamás aplicó una pátina metálica como se creía, sino que usó un recubrimiento de pintura verde-marrón en técnica al óleo, método que fue replicado por los especialistas que atendieron al equino y al rey, por eso ahora luce ese tono verde olivo parduzco que dicho sea de paso le va muy bien.

Otro de los secretos del Caballito que fueron revelados es que no fue fundido en una sola pieza como siempre se pensó, fue ensamblado en siete partes, las dos principales, el cuerpo del caballo y el jinete con la silla, más otras cinco de menor tamaño, que son las crines del caballo, el copete, la cola, la rienda y la base con el carcaj, y fue gracias al excelente trabajo que hizo Manuel Tolsá con la soldadura, lo que le abrió paso a través del tiempo de que su Estatua ecuestre de Carlos IV había sido fundida en una sola operación.

Ahora con la nueva iluminación nocturna que se le dio, solo queda que nos demos una vuelta para visitar al entrañable Caballito, en la mañana, en la tarde y en la noche.

Read Full Post »


En primer plano tenemos al Hospital de Terceros de San Francisco, junto a éste, el acueducto que concluía a unos pasos en la Fuente de la Mariscala, más allá por fin algo conocido, la Alameda Central, a la derecha del Hospital de Terceros que después fue reemplazado por el Palacio de Correos, ya se encontraba el Palacio de Minería y en frente el Convento y Hospital de San Andrés, lugar donde se erigió el Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que hoy ocupa el Museo Nacional de Arte.

Estamos hablando que la calle que cruza es el Eje Central, la de este lado, Tacuba, y del otro, Avenida Hidalgo, en aquel entonces la que una vez fue Niño Perdido hacia el sur era la Calle de Santa Isabel, hacia el norte la Calle de las Rejas de la Concepción, este pequeño tramo de Tacuba se le llamaba Calle de San Andrés, Hidalgo era entonces conocida como Calle del Puente de la Mariscala.

Aquí Pedro Gaudi nos transporta al año de 1840 mostrándonos, como el título nos indica, el Palacio de Minería, pero además dándonos detalles de cómo era la cotidianidad en aquellos días, incluidos personajes como el aguador,  unos años antes Charles La Trobe, excursionista en México, le llamó la Ciudad de los Palacios, después de maravillarse con sus portentosas construcciones, ahora en este nuestro presente, todos en algún momento por múltiples motivos hemos pasado por ahí, pero sin darnos cuenta de toda la carga histórica que un lugar como esté puede tener, pues bien, ya tenemos algo en que pensar la próxima ocasión que caminemos por esas calles.

Read Full Post »


Después de 60 años nuestro Zócalo capitalino ha comenzado a ser restaurado, así poco a poco irán retirando el piso por donde tantas veces caminamos contemplando los alrededores, para ser sustituido por lo que denominan concreto hidráulico…

Y mientras avanza la demolición del asfalto, uno esperaría que de la tierra que va quedando al descubierto emergieran nuestros dioses ancestrales, total, qué les cuesta escarbar ligeramente un poco más profundo; recordemos que cuando en 1790 el conde de Revillagigedo, virrey de la todavía y no por mucho tiempo Nueva España, mandó nivelar el piso de la Plaza Mayor para el nuevo empedrado de entonces, encontraron la Piedra del Sol y un año después la Coatlicue, ojalá Mancera, como un moderno Revillagigedo, aprovechará esta oportunidad única para desenterrar algo de lo que los conquistadores quisieron que jamás nos enteráramos, lo único que se lo impediría son los tiempos que está obligado a cumplir por aquello de los festejos de septiembre.

Read Full Post »


En un lugar escondido de San Ángel, una fuente, tres bancas de cantera y una piedra con una hermosa inscripción, nos transportan a un universo paralelo, o mejor dicho a una ciudad paralela, donde apenas hay una que otra persona, prácticamente ni un auto moviéndose y una paz y tranquilidad infinitas entre el empedrado y las bugambilias que trepan por las paredes e incluso por las bancas dedicadas cada una a un arcángel, la primera a San Miguel, la segunda a San Gabriel y la tercera a San Rafael.

Es un pequeño jardín donde uno pensaría que han transcurrido los siglos sin modificar en lo más mínimo el entorno, donde si nos contaran que esta plazuela existe desde 1969, nos negaríamos a creerlo definitivamente, simplemente porque aquí el tiempo no existe, y así como el agua no brota de su fuente, pareciera que el tiempo no fluye de ninguna forma, uno quisiera no moverse jamás de ahí, pero volvemos al gentío y al trafico de la ciudad por una razón muy sabia, dejar solitario ese sitio para los siguientes visitantes, nos sin antes llevar en nuestros corazones el mensaje que nos contó la piedra de la Plaza de los Arcángeles:

Vale más
la gracia
de la
imperfección
que la 
perfección

sin gracia

Read Full Post »


De un tiempo para acá, el antiquísimo Paseo de la Emperatriz o del Emperador dirían por ahí, ha sido escenario de una surrealista lucha de gigantes, como aquella canción de Nacha Pop, primero entre la Torre Mayor y la Torre BBVA Bancomer, que resulto ser la vencedora aunque no por mucho tiempo. ya que luego al aparecer la Torre Reforma se proclamo como la gran triunfadora de esa peculiar batalla de altura en la zona, y sí, ya se ve venir la Torre Chapultepec Uno. aunque no muestra mayores pretensiones de grandeza.

Así el Paseo de la Reforma, corredor financiero donde se congregan multitudes a laborar se va llenando de altos edificios que hace veinte años ni siquiera podíamos imaginar encontrarnos sobre ésta avenida, algo que se comenzó a vislumbrar cuando la Torre Mayor se levanto de la nada…

Read Full Post »

image
Muy cerca de la Facultad de Odontología, podemos encontrarnos con ésta peculiar estructura conocida como la muela, pocos saben que su nombre original es Pabellón de Rayos Cósmicos y que es la primer obra conocida del famoso arquitecto Félix Candela, quien colaborando con Jorge González Reyna, la concluyó en 1951; el pabellón elaborado con cascarones de hormigón armado muy ligeros, pretendía servir como un laboratorio especializado en la medición de los neutrones que desprenden los rayos cósmicos, esto debido a que el cascarón mide uno y medio centímetros de espesor, dejando pasar los rayos cósmicos que eran registrados con una maquina en el interior.

Read Full Post »

Pergola Ixca Cienfuegos

img_7549
Como un homenaje al escritor Carlos Fuentes, el artista plástico Vicente Rojo concibió en 2008 la Pergola Ixca Cienfuegos, una escultura monumental transitable que sólo hasta el 2014 pudo materializarla permanente sobre la avenida Ejército Nacional, a la altura del Ferrocarril de Cuernavaca, en Polanco.

Consta de 23 módulos de 4 metros de altura y mide 100 metros de largo, aunque anteriormente ya se había instalado de manera temporal en el Centro Cultural indianilla, realizó un recorrido itinerante por varias colonias de la ciudad, el plan original contemplaba ubicarla definitivamente atrás del Palacio de Bellas Artes, en el camellón de la Avenida Hidalgo, pero ese espacio es hoy ocupado por una parada del metrobus.

Ixca Cienfuegos es el protagonista de la novela “La Región más transparente” de Carlos Fuentes publicada en 1958.
img_7552

Read Full Post »

Older Posts »