Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Centro Histórico’


El pasado lunes 14 de enero falleció a la edad de 83 años la actriz Maty Huitrón, a quien alguna vez recordamos haber visto en la televisión, en alguna telenovela o en algún programa por el estilo sin saber que era la misma dama que en el año de 1953 fue retratada por el fotoperiodista Nacho López, caminando de frente por la acera, ella indiferente, ante la mirada de varios truhanes que se encontraban por el camino.

La imagen, junto a otras más, forma parte del fotorreportaje Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero que fue publicado en la revista Siempre! y obtuvo un reconocimiento por parte de la UNESCO, definitivamente es una de las fotografías más icónicas de aquellos años cincuenta que fueron de gran bonanza para nuestra ciudad.

Descanse en paz.

Anuncios

Read Full Post »


La Chulita es un puesto de diarios, revistas, mapas y calendarios establecido en 1919 en la esquina de Tacuba y Filomeno Mata, junto al Palacio de Minería y frente al Caballito de Carlos IV, Don Mauro Fuentes, nieto de la señora Luz Fuentes, cuenta que ella comenzó en esa esquina con una mesita vendiendo periódicos, años después, el hijo de la señora comenzó a vender los calendarios, algo muy criticado por los mexicanos de la época, ya que los calendarios eran obsequiados a los clientes por parte de los comerciantes, como ahora todavía se acostumbra, sin embargo entre los inmigrantes que llegaron durante la primera mitad del siglo veinte de todas partes del mundo, tuvo mucha aceptación, al igual que con los turistas extranjeros.

Para éstas fechas de año nuevo además de los clásicos calendarios con las pinturas de Jesús Helguera, también se pueden encontrar desde el de los Beatles hasta el Calendario del más Antiguo Galván en su edición número 193, en la imagen Don Mauro nos muestra un calendario con los 162 virreyes de la Nueva España que incluye sus respectivas micro biografías para aquellos que dicen que hay trescientos años de historia de la que nadie sabe nada, también hay de los tlatoanis y de los presidentes.

Read Full Post »


México por dentro, o sea guía de forasteros fue escrito por José Joaquín Fernández de Lizardi, autor también de El Periquillo Sarniento, aquí nos hace un recorrido por la antigua ciudad, aquella que caminamos en la actualidad con otros nombres casi todas ellas, pero si somos observadores unas pequeñas placas de talavera nos murmuran la vieja nomenclatura y nos ayudan a ubicar las calles que nos relata el Pensador Mexicano.

Si vas, Fabio, a la ciudad
(supuesto que eres tan payo),
mis tales cuales avisos
no te parecerán vanos.

Luego que a México llegues,
has de preguntar por varios
con quienes debes tratar,
pues no podrás excusarlo.

Las calles en donde viven
te diré, pero asentado
ten, que si lees con malicia,
yo con mi nota me salvo,
pues jamás mojé la pluma
en la tinta del agravio,
ni a particular persona
dirijo mis despilfarros.

Esto supuesto, si buscas
mujeres, que no es extraño,
en la calle de las Damas
manéjate con cuidado,
pues verás muchas mujeres,
vestidas muy a lo llano,
cuyas acciones pudieran
aprenderlas las de rango.

Otras verás forliponas
al estilo currutaco,
y son unas coquetillas
disimuladas con trapos.

En el Portal de las Flores
hay rostros muy apreciados;
pero en el de Mercaderes
se ven otros muy baratos.

En la de la Cerbatana
hay estuches animados;
pero en la de las Golosas
hay estómagos muy anchos.

Hay mujeres baladronas
de unos picos desollados;
en la calle de las Gallas
viven éstas…, diré diablo.

La calle de la Quemada
tiene solos muchos cuartos;
¡lástima! porque hay casadas
que debieran ocuparlos.

En la calle de Cadena
viven los enamorados;
pero otros suelen vivir
en la calle del Esclavo.

En la calle de los Ciegos
(ciegos son muchos casados)
viven varios, y después
pasan a la del chivato.

Si buscares pretendientes
anda a la calle del Arco,
pues con tanta reverencia
están los pobres doblados.

En Puesto Nuevo hay algunos
que lograron alcanzarlo,
y por la Merced hay otros
que sin blanca se han quedado.

El pretendiente en la calle
vivirá de los Parados;
y más si en puente de Fierro
tiene su vicio ordinario.

Si buscares vanidosos,
vete a la calle de Alfaro,
pues siempre los alfaraches
habitan por esos barrios.

Si quisieres encontrar
maridos disimulados,
búscalos (son buenas señas)
siempre en la calle del Rastro.

Al callejón de la Danza
no vayas si eres casado,
pues allí suele bailar
el honor con pie quebrado.

Si buscas a un embustero,
en la calle de Jurado
hallarás muchos, que mienten
por cada dedo jurando.

En la calle del Vinagre
verás valentones varios,
y éstos dicen que han vivido
en la calle de los Gallos.

Alcahuetas declaradas
y lenones disfrazados
en la calle del Tompeate
tienen prevenidos cuartos.

En la de los Gachupines
hay muchos que han peligrado;
pero en la del Indio Triste
hay criollos en igual caso.

Si se te ofrece pedir,
líbrate de los tacaños,
que en la Pila Seca viven
por no darle ni agua a un gato.

Si buscares a algún pobre,
mira que no has de encontrarlo
en la calle de la Joya;
sí, en el puente de Solano.

Si buscares jugadores
(se entiende, que estén ganando),
regularmente en la calle
del Monte Alegre hallaráslos.

Los jugadores perdidos
que se han quedado arrancados,
en la de la Machincuepa
viven, y de éstos hay varios.

En Tumbaburros habitan
infinidad de borrachos:
y te advierto que los hay
muy decentes y planchados.

En el callejón que llaman
de los Rebeldes, hay hartos,
muy contentos y gustosos
con los vicios que adoptaron;
pero éstos, yo siempre he visto
que se mudan de ordinario
allá a la de la Amargura:
¡tal astilla de tal palo!

En la de la Águila viven…
¡Jesús, cuántos! ¡Jesús, cuántos!
ligeros de pico y garra,
de Gestas primos hermanos.

Aquí robar con ganzúa
es oficio de villanos;
la gracia es robar con plumas,
naipes, romanas y vasos,
et caetera, que no tengo
lugar para hablar despacio
en esto; guárdate tú,
que el tiempo te irá enseñando.

Por la Moneda verás
mil procuradores gamos,
que corren tras de los pesos
más que tras la liebre un galgo.

Si buscares un amigo
(como en el día están muy caros),
en el callejón del Muerto
hallarás alguno acaso;
mas si buscas lisonjeros,
los hallarás sin trabajo
en la de Meleros, pues
derraman miel por sus labios;
pero mira que te advierto:
no te creas de sus halagos,
pues asestan a tu bolsa
aquellos dorados dardos.

Muchos en México viven
de esperanzas, ¡qué mal plato!
búscalos, y en la plazuela
de la Esmeralda hallaráslos.

En San Hipólito viven
los dementes rematados;
pero en toda la ciudad
encontrarás locos mansos.

¿Creerás que en San Salvador
están las que han claudicado
del juicio? Pues te aseguro
que es un evidente engaño;
porque en la iglesia, en la calle,
en las casas, en los teatros
y en todo México, locas
hallarás a cada paso.

Hay una Casa de Pobres…
¿una dije? Miente el labio;
que hay tantas, amigo, hay tantas,
que da dolor el pensarlo;
y lo peor es que hay de ricos
innumerables palacios;
pero siempre la miseria
llorosa los ve cerrados.

Mucho pudiera decirte;
no hay tiempo; y así te encargo
que por el Amor de Dios
vivas, pues es lo acertado;
si así lo haces, en la calle
de la Buena Muerte, Fabio,
será tu última posada
y verdadero descanso.

Read Full Post »


Este mural de Miguel Covarrubias se exhibió por vez primera en el vestíbulo del Hotel del Prado en 1947, cuatro años después, en 1951, fue trasladado al Museo de Artes e Industrias Populares en Patzcuaro, Michoacán.

Actualmente permanece expuesto en el Museo de Artes Populares de la Ciudad de México, el MAP, donde a pesar de llamar fuertemente la atención por su enorme belleza, suele pasar desapercibido porque tiene la apariencia de ser mucho más reciente de lo que realmente es.

Read Full Post »

A quien madruga…


Vale la pena desmañanarse un día cualquiera y darle una visita sorpresa a nuestro Centro Histórico nada más se asome el sol, les aseguro que uno es el principal sorprendido, nada de tumultos, marchas o protestas, vendedores ambulantes, ni individuos que pregonan a todo pulmón su típico “llevelo, llevelo, llevelo”.

Eso sí, casi todo está cerrado hasta por ahí de las ocho o las nueve de la mañana que abren algunos comercios, buena hora para entrar a tomarse un buen café, después ese antiguo (prehispánico y colonial) espíritu de mercarlo todo a gritos despierta y se desvanece el encanto.

Read Full Post »

La primera piedra


Esta no es una piedra cualquiera, es la primera piedra de lo que sería la sede definitiva de la Real Universidad de México, ubicada en 1584 en el predio que hoy ocupa la actual Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde antes estuvo también el mercado conocido como el Volador, forma parte de la colección del Museo UNAM HOY en la esquina de Moneda y Seminario.

Read Full Post »


Sin duda la biblioteca del Museo Franz Mayer resguarda grandes tesoros, y uno que está completamente a la vista ahí dentro es éste famosísimo plano de José Antonio Alzate y Ramírez quien vivió de 1737 a 1799, lo elaboró en los años 1769 y 1772 en acuarela y tinta china sobre papel, la cédula informativa que lo acompaña en la biblioteca del Franz Mayer lo denomina como “Plano de la Ymperial México con la nueva distribución de territorios parroquiales”, un maravilloso paseo por la Ciudad de México en un tiempo distante sin dar ni un paso.

Read Full Post »

Older Posts »