Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Centro Histórico’


A quien en su visita al Museo Nacional de Arte les pareció ya haber visto éste busto en bronce de Cuauhtémoc en algún otro sitio, pues están en lo correcto, es la misma escultura que podemos encontrar en el Zócalo muy cerca de Catedral, la cual a pesar de contar con su placa, omite mencionar el nombre de Jesús F. Contreras, autor no sólo de ésta sino también de muchas otras de las grandes obras que podemos encontrar por nuestra ciudad, como el conjunto escultórico del Jardín de la Triple Alianza a unos pasos del Munal y Malgré Tout en este mismo museo y en la Alameda.

Anuncios

Read Full Post »


Juan de Dios Peza en su libro Leyendas de las Calles de la Ciudad de México nos hace un recorrido a través del tiempo y el espacio de nuestro Centro Histórico y lo transforma en un hermoso poema.

A continuación un fragmento de La Alameda:

¡Oh vergel de nuestros padres!
¡Cuántos recuerdos encierras!
¡Cuántas memorias escondes
en tus floridas callejas!

El soñador estudiante,
la recatada doncella,
el octogenario enfermo,
la anciana que orando tiembla,

el niño que con sus juegos
a sus padres embelesa,
el doncel enamorado
y la moza coquetuela;

lo mismo el que nada quiere
como el que rendido espera;
y el que del tiempo pasado
las veleidades recuerda,

en ti buscan grata sombra,
bajo tus fresnos se sientan
mirando alegres o tristes
tus hoy mustias arboledas.

Cuando la callada noche
te envuelve en sus sombras densas,
parece que en tu recinto un
fantasma se pasea.

Es un recuerdo que surge,
una memoria que llega
del que fundó el ancho parque
para gala de su tierra,

Don Luis Velasco, el segundo,
que de su rey mereciera
ser al Perú trasladado
por sus relevantes prendas.

¡Oh parque de mis mayores!,
los hados benignos quieran
que lejos de ti no acaben
las horas de mi existencia.

Ya en tu derredor se escuchan
los dulces himnos que elevan
la paz, la unión y el trabajo
a la ciudad que tú alegras.

¡Nada interrumpa ese coro,
nada esos himnos suspenda
y cántenlos nuestros bardos
a tu sombra dulce y fresca!

Read Full Post »


Aunque estos Guardianes desde el primer momento en que los vi me parecieron conquistadores españoles ataviados con sus armaduras para hacer la guerra a los mexicas, pero no, explica su autor, el escultor Xavier Mascaró, que están inspirados en el arte prehispánico mexicano, se les puede encontrar por el Museo del Templo Mayor, la Plaza Seminario y el Centro Cultural de España en México.

Y justamente es la Embajada de España quien organizó está exposición que permanecerá hasta el 20 de septiembre para conmemorar los cuarenta años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con México.

Read Full Post »


Todos sabíamos que iba a pasar, algo tendrían que encontrar al escarbar bajo el concreto de nuestro Zócalo capitalino, pero nadie pensó que justamente aquello que dio origen a lo hoy por hoy y desde hace mucho definimos como Zócalo habría de ser desenterrado, al menos por unas cuantas horas, ya que posteriormente seria cubierto con tepetate y el nuevo concreto hidráulico.

Aquel Zócalo o basamento que habría de ser la base para una columna muy similar a la que conocemos en el Paseo de la Reforma jamás pudo llegar ni más lejos, ni más alta, en 1843 Antonio López de Santa Anna, durante el séptimo de sus once mandatos presidenciales (aunque en el último fungió como dictador exigiendo ser llamado “Su Alteza Serenísima”) le encargo al arquitecto Lorenzo de la Hidalga el monumento a los héroes de la Independencia, el proyecto no prosperó y mientras para todo mundo zócalo es el cuerpo inferior de un edificio u obra, que sirve para elevar los basamentos a un mismo nivel, o bien, una especie de pedestal, para nosotros es la plaza principal de la ciudad.

La foto de arriba corresponde a lo más cerca que pudimos acercarnos los curiosos, la de abajo a la primera plana del periódico Reforma del 6 de julio, y a continuación dejo un enlace a un video de INAH TV en YouTube.

Read Full Post »


En primer plano tenemos al Hospital de Terceros de San Francisco, junto a éste, el acueducto que concluía a unos pasos en la Fuente de la Mariscala, más allá por fin algo conocido, la Alameda Central, a la derecha del Hospital de Terceros que después fue reemplazado por el Palacio de Correos, ya se encontraba el Palacio de Minería y en frente el Convento y Hospital de San Andrés, lugar donde se erigió el Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que hoy ocupa el Museo Nacional de Arte.

Estamos hablando que la calle que cruza es el Eje Central, la de este lado, Tacuba, y del otro, Avenida Hidalgo, en aquel entonces la que una vez fue Niño Perdido hacia el sur era la Calle de Santa Isabel, hacia el norte la Calle de las Rejas de la Concepción, este pequeño tramo de Tacuba se le llamaba Calle de San Andrés, Hidalgo era entonces conocida como Calle del Puente de la Mariscala.

Aquí Pedro Gaudi nos transporta al año de 1840 mostrándonos, como el título nos indica, el Palacio de Minería, pero además dándonos detalles de cómo era la cotidianidad en aquellos días, incluidos personajes como el aguador,  unos años antes Charles La Trobe, excursionista en México, le llamó la Ciudad de los Palacios, después de maravillarse con sus portentosas construcciones, ahora en este nuestro presente, todos en algún momento por múltiples motivos hemos pasado por ahí, pero sin darnos cuenta de toda la carga histórica que un lugar como esté puede tener, pues bien, ya tenemos algo en que pensar la próxima ocasión que caminemos por esas calles.

Read Full Post »


Después de 60 años nuestro Zócalo capitalino ha comenzado a ser restaurado, así poco a poco irán retirando el piso por donde tantas veces caminamos contemplando los alrededores, para ser sustituido por lo que denominan concreto hidráulico…

Y mientras avanza la demolición del asfalto, uno esperaría que de la tierra que va quedando al descubierto emergieran nuestros dioses ancestrales, total, qué les cuesta escarbar ligeramente un poco más profundo; recordemos que cuando en 1790 el conde de Revillagigedo, virrey de la todavía y no por mucho tiempo Nueva España, mandó nivelar el piso de la Plaza Mayor para el nuevo empedrado de entonces, encontraron la Piedra del Sol y un año después la Coatlicue, ojalá Mancera, como un moderno Revillagigedo, aprovechará esta oportunidad única para desenterrar algo de lo que los conquistadores quisieron que jamás nos enteráramos, lo único que se lo impediría son los tiempos que está obligado a cumplir por aquello de los festejos de septiembre.

Read Full Post »

dsc_1134
En la calle de Dolores, entre Independencia y Artículos 123, dentro de lo que se considera el Barrio Chino más pequeño del mundo, podemos encontrar una puerta roja, algo que no tendría nada de extraordinario excepto porque esa puerta divide dos construcciones distintas, pues bien, detrás de ella se esconde el legendario Callejón de Salsipuedes, el mismo que sirvió de locación para aquella película de Pedro Infante en 1952, Un rincón cerca del cielo, tan dramática como la trilogía de Pepe el Toro.

Sin embargo su fama es mucho más antigua, ya en las crónicas del historiador Luis González Obregón nos hablaba en alguno de sus libros de aquel peculiar callejón de poco más de un metro de ancho, Juan de Dios Peza en Leyendas de las calles de la Ciudad de México, donde narra lejanos sucedidos de esta capital en verso, le dedica unas paginas al en nuestros días casi mítico Callejón de Salsipuedes.

Read Full Post »

Older Posts »