Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fuentes’


Detalle del cuadro atribuido a Nicolás Enríquez, del año 1724, que por estos días se está exhibiendo en el Palacio de Iturbide y que permanecerá ahí hasta mediados de octubre como parte de la exposición Pintado en México, 1700–1790: Pinxit Mexici.

En Fomento Cultural Banamex/Noticias/La Ciudad de México vista por pintores nos explican que en 1724 el virrey Baltasar de Zúñiga le encargó una pintura del paseo de la Alameda y el Convento del Corpus Christi al pintor Nicolás Enríquez. Hasta hacía pocos años, la Alameda había estado en total abandono debido a la falta de fondos para su mantenimiento y las inundaciones que periódicamente asediaban la ciudad. El virrey de Zúñiga mandó limpiar el parque, plantar más árboles y costeó sus cuatro fuentes más pequeñas. Sus labores de renovación del parque quedaron plasmadas en el cuadro, que fue llevado a la corte española.

En la pintura de Nicolás Enríquez aparece también el Convento de Corpus Christi, que en 1720 causó polémica por ser el primer convento para indígenas. Hoy en día el edificio es el Archivo Histórico de Notarías de la Ciudad de México.

Aquí descubrimos una zona muy familiar para todos los que vivimos en la CDMX, pero que nos muestra muchos detalles que si nos los contarán, nos costaría mucho trabajo imaginar como era en aquellos tiempos, vemos los caños por donde viene el agua a la ciudad desde Santa Fe, es decir el acueducto, una Alameda de una menor dimensión con apenas cuatro pequeñas fuentes más una central de mayor tamaño y cuatro puertas por donde sólo se le permitía el acceso a algunos cuantos, casi sobre lo que ahora conocemos como avenida Juárez se aprecian las tres Ermitas del Calvario, detrás del Convento de Corpus Christi nos encontramos con un paisaje muy distinto a lo que conocemos hoy en día, en lugar de asomarse edificios, se ven canales y una especie de pantano o laguna.

Ésta joya pertenece a la colección Patrimonio Nacional, del Palacio de la Almudaina, Palma de Mallorca, España, por lo que difícilmente se le verá en nuestro país en el futuro, es una excelente oportunidad para saber como fue lo que aún es.

Anuncios

Read Full Post »


En primer plano tenemos al Hospital de Terceros de San Francisco, junto a éste, el acueducto que concluía a unos pasos en la Fuente de la Mariscala, más allá por fin algo conocido, la Alameda Central, a la derecha del Hospital de Terceros que después fue reemplazado por el Palacio de Correos, ya se encontraba el Palacio de Minería y en frente el Convento y Hospital de San Andrés, lugar donde se erigió el Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, que hoy ocupa el Museo Nacional de Arte.

Estamos hablando que la calle que cruza es el Eje Central, la de este lado, Tacuba, y del otro, Avenida Hidalgo, en aquel entonces la que una vez fue Niño Perdido hacia el sur era la Calle de Santa Isabel, hacia el norte la Calle de las Rejas de la Concepción, este pequeño tramo de Tacuba se le llamaba Calle de San Andrés, Hidalgo era entonces conocida como Calle del Puente de la Mariscala.

Aquí Pedro Gaudi nos transporta al año de 1840 mostrándonos, como el título nos indica, el Palacio de Minería, pero además dándonos detalles de cómo era la cotidianidad en aquellos días, incluidos personajes como el aguador,  unos años antes Charles La Trobe, excursionista en México, le llamó la Ciudad de los Palacios, después de maravillarse con sus portentosas construcciones, ahora en este nuestro presente, todos en algún momento por múltiples motivos hemos pasado por ahí, pero sin darnos cuenta de toda la carga histórica que un lugar como esté puede tener, pues bien, ya tenemos algo en que pensar la próxima ocasión que caminemos por esas calles.

Read Full Post »

img_1006
Mientras allá atrás continua aquella lucha de gigantes entre la Torre Mayor, la Torre BBVA Bancomer y la Torre Reforma, acá al frente los trabajos del Cetram le dan el aspecto que alguna vez tuvo Chapultepec, cuando se encontraba fuera y lejos de la Ciudad de México, con la tierra dominando el paisaje al pie del cerro.

Sí la fuente que todavía se conserva, aunque cuarteada, y que era donde empezaba el legendario acueducto que transportaba el preciado liquido hasta el Salto del Agua, tuviera la capacidad de evocar recuerdos de su época de oro durante el virreinato, seguramente rodarían sobre su piedra lagrimas de nostalgia al ver como aquella capa de concreto gris repentinamente desaparece, como cuando en algún tiempo era de utilidad…

Otra vez cambios en el entorno, ¿cuál será su destino?

Read Full Post »

IMG_1375
La plaza Popocatépetl es un pequeño tesoro de la colonia Condesa donde una fuente Art Decó del arquitecto José Gómez Echeverría, conocida popularmente como la Bomba, ve pasar el tiempo desde 1927, una especie de domo o cúpula sostenida por cuatro columnas blancas, toda decorada con azulejos y en la parte superior un orificio que durante el cenit permite la entrada de la luz del sol al interior de la estructura iluminándola por un momento.

Un año después, en 1928, Gómez Echeverría seria el encargado de construir la Estación del Ferrocarril Infantil de Chapultepec, que hoy en día aún se conserva aunque ya no para lo que fue concebida.

Read Full Post »

IMG_8913
En la Huerta que forma parte del Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlan, semiescondida y sin al menos una placa que nos explique lo que es y la importancia que tuvo para nuestra antigua Ciudad de México, permanece la fuente original del Salto del Agua, la misma que el escultor Ignacio Castera entregó al virrey Antonio de Bucareli y Ursúa para que la inaugurara el 20 de marzo de 1779.

Hoy a pesar de que la fuente subsiste en una eterna sequía, por su piedra aun fluye el recuerdo imaginado de como corría por ella el agua dulce que llegaba desde Chapultepec.

No todos los días se puede ir a Tepotzotlan y el Museo Nacional del Virreinato vale mucho la pena, si van no olviden encontrarse con esta joya que nos arrebataron hace unos cincuenta años, pero bueno, digamos que se compensa, si tomamos en cuenta que aquí tenemos la Campana de Dolores traída desde Guanajuato, o la Piedra de los Tecomates, conocida como el Tlaloc, que se encuentra a la derecha del Museo Nacional de Antropología y que fue sustraída de San Miguel Coatlinchán, municipio de Texcoco, Estado de México.
IMG_8910

Read Full Post »

IMG_1942
Junto a lo que hace muchísimo tiempo fue un antiguo monasterio dedicado a la Virgen de Montserrat, hoy Museo de la Charreria en la esquina de José María Izazaga con Isabel la Católica, una pequeña fuente completamente fuera de lugar parece perderse entre la ropa y los anuncios de las ofertas, pasa desapercibida completamente ignorada, seca, sin una gota de agua, haciendo las veces de improvisada banca para quien busca un lugar donde sentarse a descansar un rato.

Así ha sobrevivido desde que la ciudad tenia otro aspecto, uno muy distinto, mucho más tranquilo, seguramente ocupó ese lugar desde los tiempos del virreinato, nadie sabe en que momento de la Nueva España, pero ahí está, como dicen, viendo el tiempo pasar, sólo que nadie la ve, y quienes se percatan de su presencia, jamás piensan en qué tan vieja es, supondrían que no es tan antigua, le calcularian unos cincuenta años a lo mucho; mientras tanto si no aparecen obscuros intereses, los mismos que han derrumbado tantísimas joyas de nuestra ciudad, permanecerá varios siglos más pasando desapercibida, completamente ignorada.

Read Full Post »


IMG_8855
Entre todos los tesoros que nuestro Centro Histórico esconde ante nuestros propios ojos, está ésta fuente en la Plaza Loreto, junto a la que siempre pasamos como si nada y sin tener idea del secreto o el mito que la acompañan.

La fuente atribuida al arquitecto y escultor Manuel Tolsá, llegó a la Plaza Loreto en 1925, se dice que proviene del antiguo Paseo de Bucareli y que era una de las tres fuentes que adornaban sus tres respectivas glorietas, de las cuales solo queda una, justamente la central que hoy ocupa el Reloj Chino, la fuente se ubicaba donde termina la calle Tolsá y empieza la calle Barcelona, a una cuadra de la avenida Chapultepec, originalmente conocida como la Fuente de la Victoria, tenia una escultura que en algún momento desapareció, llegando hasta nuestros días con esa austera apariencia.

Sin embargo, después de comparar la fuente actual con las dos imágenes que existen en Internet, hay algo que no termina de convencerlo a uno del todo, la del pasado parece ser en la base más grande que la del presente, ¿podría ser posible que la fuente no sea la misma?
IMG_8867

Read Full Post »

Older Posts »