Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘PlaylistCDMX’

20140828_162712
Hay canciones que escuchamos mientras vamos por la ciudad y también hay canciones que nos sacan a pasear por la ciudad aunque estemos encerrados entre cuatro paredes, ésta es una de ellas, El Cocodrilo de la Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, del disco Mostros grabado en 1998, el extra de esta canción es que un buen día se pueden encontrar con el Cocodrilo siendo conducido por Pato, el guitarrista de aquella gran banda de los noventas, tal como lo describe la canción, lo sé, es improbable considerando las dimensiones de nuestra enorme ciudad pero no pierdan la esperanza y manténganse con los ojos bien abiertos.

En el panteón de Dolores tengo mi chante, mi frío chante, desde hace un buen,
soy el fantasma pachuco, pachuco de oro, ángel del barrio pa’servirle a usted,
en los salones de baile los bailadores me invocan al decir: “¡quiubas mi rey!”,
andaba penando por el Cine Teresa cuando de pronto en una esquina lo vi,
un Cocodrilo, taxi de mis 50’s, rodando muy cuco iba el catrín,
la gente lo miraba pasar: “¿De quién es esa ranfla?, ¡Cuántos recuerdos trae!”.

El Icuiricui, el Sacalacachimba, el Icuiricui, el Sacalacachimba…

El Cocodrilo en la calle es la memoria y las historias de la gran ciudad,
el Pato es el chófer y Juan Orol y Tongolele viajan con él,
el Mambo del Ruletero de Pérez Prado, suena a todo lo que da la radio,
al paso del Coco aquél, ¡vato recuerda los bailes del Balalaika y del Waikiki!,
una viejita le dice, dice a su nieta: “en uno igual a tu abuelo conocí”,
la gente lo miraba pasar: “¿De quién es esa ranfla?, ¡Cuántos recuerdos trae!”.

El Icuiricui, el Sacalacachimba, el Icuiricui, el Sacalacachimba…

Read Full Post »

DSC_6407
Cualquier día es bueno para recordar a Santa Sabina y en especial a Rita Guerrero, sobre todo si se trata de una de esas canciones que recorren nuestra Ciudad de México, por eso hoy la Vida de Peatón agrega a su PlaylistDF la canción Gasto de Saliva del primer disco de Santa Sabina grabado en 1992.

Cuidado cuando te lances para acá, no te tardes mucho y mucho menos hoy,
sabes tú, ayer solía imaginarte, imaginar danzando en pueblos perdidos…

Espere, ¿sabe?, aun hay un consuelo trazando lejanías, tiñendo mares,
arraigados por caminos melancólicos trazando lejanías, tiñendo mares,
¿qué no debería estar en la escuela?…

Sáquese de aquí que nomás es un gasto de saliva,
todos mirándose, es repeligroso, por ahí es exactamente donde yo pasé,
el camino es largo y ya era hora, ¿conoces por niño perdido?…

Encontraron al espíritu en la esquina de Tlalpan y el Eje 10,
lo debrayaban, debrayaban, cada quien en su esquina, cada quien en su esquina,
cada quien en su esquina…

Ardían las bocas, mi mirada chocó con la que estaba enfrente,
en lo que va del año más de uno se lamió la conciencia,
y el pavimento dulce lesión se volvió y la loca calle le reclama…

La hazaña fue contada por un serafín, pero la cantidad exacta nadie sabe nada,
es más ni creo que sea verdad, apúrate que ya van a cerrar,
no es por demás exprimirse el corazón, exprimirse el corazón, exprimirse el corazón…

No te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial,
y llégale por otro lugar,
el Eje 9 te puede acercar.

No te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial,
y llégale por otro lugar,
el Eje 9 te puede acercar.

Ardían las bocas, mi mirada chocó con la que estaba enfrente,
en lo que va del año más de uno se lamió la conciencia,
y el pavimento dulce lesión se volvió y la loca calle le reclama…

La hazaña fue contada por un serafín, pero la cantidad exacta nadie sabe nada,
es más ni creo que sea verdad, apúrate que ya van a cerrar,
no es por demás exprimirse el corazón, exprimirse el corazón…

No te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial,
y llégale por otro lugar,
el Eje 9 te puede acercar.

No te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial,
y llégale por otro lugar,
el Eje 9 te puede acercar.

No te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial,
y llégale por otro lugar,
el Eje 9 te puede acercar.

No te andes,
no te andes por Calzada de Misterios,
presenta tu credencial…

Read Full Post »

DSC_4295
En esta casa el 14 de enero de 1920 nació el compositor Salvador “Chava” Flores, quien fuera el cronista musical de la Ciudad de México, eso es lo que nos informa una placa que al menos respetan al no cubrirla con su anuncio de “blusas 2 x $100”, la placa se encuentra junto a la entrada del edificio que se ubica en el numero 66 de la Soledad en la Merced, dicha entrada ahora se ha transformado en un local de ropa, y de hecho, la construcción luce rodeada por ambulantes.

Cuanta razón tenia el propio Chava Flores al decir que cuando él era un niño tenía su México un no sé qué, la imagen ilustra perfectamente su sentir, nos demuestra que ya no es lo que solía ser, ¿cómo era en su tiempo este barrio?, su canción Mi México de ayer nos ayuda un poco a usar la imaginación.

Una indita muy chula tenía su anafre en la banqueta,
su comal negro y limpio, freía tamales en la manteca
y gorditas de masa, piloncillo y canela,
al salir de mi casa compraba un quinto para la escuela.

Por la tarde a las calles sacaban mesas limpias, viejitas,
nos vendían sus natillas, arroz de leche en sus cazuelitas,
rica capirotada, tejocotes en miel
y en la noche un atole tan champurrado que ya no hay de él.

Estas cosas hermosas por que yo así las vi,
ya no están en mi tierra, ya no están más aquí,
hoy mi México es bello como nunca lo fue,
pero cuando era niño tenía mi México un no sé qué.

Empedradas sus calles, eran tranquilas bellas y quietas,
los pregones rasgaban el aire limpio, vendían cubetas,
tierra pa’ las macetas, la melcocha, la miel,
chichicuilotes vivos, mezcal en penca y el aguamiel.

Al pasar los soldados salía la gente a mirar inquieta,
hasta el tren de mulitas se detenía oyendo la trompeta,
las calandrias paraban, sólo el viejito fiel
que vendía azucarillos improvisaba el verso aquél:

“Azucarillos de medio de a real para los niños qui queran mercar”

Estas cosas hermosas por que yo así las vi,
ya no están en mi tierra, ya no están más aquí,
hoy mi México es bello como nunca lo fue,
pero cuando era niño tenía mi México un no sé qué.

DSC_4292
DSC_4294

Read Full Post »

DSC08989
Chava Flores, verdadero Cronista Musical de la Ciudad, a quien sin embargo a ningún individuo se le a ocurrido rendirle el homenaje más obvio al que tiene derecho, colocarle una estatua en algún lugar de la Ciudad de México, más que una estatua un monumento, de verdad que nadie se merece unos cuantos metros cuadrados en nuestro Centro Histórico como él, no sólo un busto como el que le hicieron en la Plaza de los Compositores de la Condesa.

En fin, mientras se le hace justicia, este sábado que es uno como cualquier otro, es un buen momento para recordar al gran Chava Flores y agregar Sábado Distrito Federal al Playlist del DF.

Sábado Distrito Federal, sábado Distrito Federal, sábado Distrito Federal, ay ay ay.

Desde las diez ya no hay donde parar el coche
ni un ruletero que lo quiera a uno llevar
llegar al centro atravesarlo es un desmoche
un hormiguero no tiene tanto animal.

Los almacenes y las tiendas son alarde
de multitudes que así llegan a comprar
al puro fiado porque está la cosa que arde
al banco llegan nada más para sacar.

El que nada hizo en la semana está sin lana
va a empeñar la palangana y en el Monte de Piedad
hay unas colas de tres cuadras las ingratas
y no faltan papanatas que le ganen el lugar.

Desde las doce se llenó la pulquería
los albañiles acabaron de rayar
qué re picosas enchiladas hizo Otilia
la fritanguera que allí pone su comal.

Sábado Distrito Federal, sábado Distrito Federal, sábado Distrito Federal, ay ay ay.

La burocracia va a las dos a la cantina
todos los cuetes siempre empiezan a las dos
los potentados salen ya con su charchina
pa’ Cuernavaca, pa’ Palo Alto, qué sé yo.

Toda la tarde pa’l café se van los vagos
otros al pokar al billar o al dominó
ahí el desfalco va iniciando sus estragos
y la familia, muy bien gracias, no comió.

Los cabaretes en las noches tienen pistas
atascadas de turistas y de la alta sociedad
pagan sus cuentas con un cheque de rebote
o a’i te dejo el relojote luego lo vendré a sacar.

Van a los caldos a eso de la madrugada
los que por suerte se escaparon de la Vial
un trío les canta en Indianilla donde acaban
ricos y pobres del Distrito Federal.

Así es un sábado Distrito Federal
sábado Distrito Federal
sábado Distrito Federal.

Read Full Post »

Mi ciudad

DSC08999
Nuestra Ciudad de México no sólo cuenta con joyas arquitectónicas de gran valor artístico, fabulosos murales, maravillosas esculturas esparcidas por toda la urbe y sitios de enorme interés, muchos con varios siglos de historia, también tiene obras de arte intangibles, poemas como esté que debería de ser el himno de todo aquel que radique en el DF.

Mi ciudad, escrita por José Alfonso Ontiveros Carrillo, mejor conocido como Guadalupe Trigo, es sin duda la canción más representativa de la Ciudad de México.

Mi ciudad es chinampa en un lago escondido,
es cenzontle que busca en donde hacer nido,
rehilete que engaña la vista al girar.

Baila al son
del tequila y de su valentía
es jinete que arriesga la vida
en un lienzo de fiesta y color.

Mi ciudad es la cuna de un niño dormido,
es un bosque de espejos que cuida un castillo,
monumentos de gloria que velan su andar.

Es un sol con penache y sarape veteado,
que en las noches se viste de charro,
y se pone a cantarle al amor.

Por las tardes con la lluvia,
se baña su piel morena,
y al desatarse las trenzas,
sus ojos tristes se cierran.

Mi ciudad es chinampa en un lago escondido,
es cenzontle que busca en donde hacer nido,
rehilete que engaña la vista al girar.

Baila al son
del tequila y de su valentía
es jinete que arriesga la vida
en un lienzo de fiesta y color.

Es un sol con penache y sarape veteado,
que en las noches se viste de charro,
y se pone a cantarle al amor.

Baila al son
del tequila y de su valentía
es jinete que arriesga la vida
en un lienzo de fiesta y color.

Es un sol con penache y sarape veteado,
que en las noches se viste de charro,
y se pone a cantarle al amor.

Read Full Post »

DSC01927
Uno de los grandes iconos de la Ciudad de México durante los años ochenta fue sin duda el legendario Tohuí, el Pandita de Chapultepec, que en realidad nunca fue él, sino ella, era hija de Ying Ying y de Pe Pe, un par de pandas gigantes que el gobierno chino le obsequio a nuestro país, el primero de julio de 1990 tuvo una hija, Xin Xin, con un panda del Zoológico de Londres de nombre Chia Chia.

Pero también tuvo hermanos que fueron opacados por la fama de la celebre panda, el primero fue Xen-Li, quien sobrevivió apenas ocho días en 1980, luego nacería la Tohuí un 21 de julio de 1981, después un macho llamado Liangliang en el 83, le seguiría la hembra Xiu Hua dos años más tarde en 1985, y por último Shuan Shuan, una hembra nacida en el 87.

A pesar de ser inmensamente conocida por haber sido el primer panda nacido fuera de China, cuando murió el 16 de noviembre de 1993 su muerte paso misteriosamente desapercibida, seguramente con toda intención, quizá para que los niños no se entristecieran o tal vez para que continuara el imán del Zoológico de Chapultepec; como sea Chapultepec aún tiene pandas y nos queda aquella canción de 1982 que cantaba Yuri, El pequeño panda de Chapultepec, que es parte del Playlist de nuestro DF.

Pequeño panda aun no andas
y ya queremos verte jugar
con tu mamita que está orgullosa
porque naciste en nuestra ciudad

En nuestro bosque maravilloso
donde yo gozo y soy muy feliz
viendo a los niños y mucha gente
que van de fiesta a Chapultepec

Pequeño panda no te imaginas
lo que hay de cosas en este lugar
tenemos juegos, árboles, flores
y animalitos que viven en paz

Pequeño panda en Chapultepec
todos queremos verte crecer
y saludarte
también desearte
seas muy dichoso
con tus papitos
pequeño panda en Chapultepec.

Read Full Post »

DSC08896
Cuentan, no me consta porque aún no había nacido, que en el año de 1964 cuando se creó la segunda sección del Bosque de Chapultepec, se inició también la construcción de una reja perimetral para la primera sección, reja que habría de ser inmortalizada en una canción, la cual aunque muchos no la conocimos directamente por la grabación original, si supimos de ella a través de nuestros padres o abuelos según el caso.

El autor de “Las rejas de Chapultepec” es Herminio Kenny, conocido en sus buenos tiempos como el Tio Herminio, una especie de Tio Gamboin de los sesentas y si, gracias a la magia de YouTube podemos descubrir esta canción que se aloja en el inconsciente colectivo de muchos, demasiados, cuando pasamos junto a las rejas de Chapultepec.

Las rejas de Chapultepec
las rejas de Chapultepec
son buenas son buenas
nomás para usted.

Están pintadas de rojo?
no, no!
están pintadas de azul?
no, no!
están pintadas de verde?
si, si!
las rejas de Chapultepec.

Read Full Post »