Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 noviembre 2009

DSC03717
El mural Velocidad, valuado en 34.5 millones de pesos, fue creado en 1953 por David Alfaro Siqueiros, se encuentra ubicado desde el 2005 en la Plaza Juárez del Centro Histórico, frente al Hemiciclo a Benito Juárez de la Alameda Central, con un peso de 21 toneladas y 3.75 metros de altura por 9.60 metros de largo, equivalente a un área de 36 metros cuadrados.

Esta obra del extraordinario muralista mexicano nacido en Camargo, Chihuahua el 29 de diciembre de 1896, uso una técnica conocida como esculto-pintura a base de mosaico veneciano y pequeños azulejos con varios tonos de color, durante muchos años permaneció en la planta Automotriz Chrysler de México, en Lago Alberto # 320 de la colonia Anáhuac.

Desgraciadamente entre que quedo algo escondido y entre que los peatones que transitan el área no se percatan de la obra, precisamente por la velocidad con la que pasan por ahí, poca gente tiene la fortuna de apreciar esta joya a la que se le nota a simple vista lo Siqueiros.

Read Full Post »

Sólo para mujeres

DSC03727
Este es uno de los camiones del Programa Atenea que desde principios del año circulan en dos rutas, una sobre el Paseo de la Reforma, de Santa Fe a La Villa, la otra, sobre el Eje Central, de Salto del Agua al Reclusorio Norte, con unidades destinadas exclusivamente para mujeres… y no, no se trata de un espectáculo chippendale móvil donde las mujeres vean el show con la ciudad de fondo, tan sólo es un medio de transporte con la intención de evitar que sean víctimas de abusos y faltas de respeto.

Read Full Post »

Fruta de marca

DSC03747
Entiendo que haya distintos proveedores de frutas, pero definitivamente es absurdo promoverla bajo una marca como si fueran ropa o tenis, es decir, no creo que alguien que llegue a comprar plátanos se ponga a ver cual se lleva, ¿los de la izquierda o los de la derecha?, supongo que ambas “marcas” tienen exactamente las mismas características. Esto sucede igual con manzanas, peras y hasta con los aguacates que por cierto también son fruta.

¿Qué pensaría al respecto la Madre Naturaleza?…

Read Full Post »

DSC03707
Una autentica casa de leyenda y de una inmensa belleza, declarado como monumento nacional de México desde el 9 de febrero de 1931. A continuación un resumen de la extensa crónica que se puede leer en la Wikipedia.

El edificio original ya existía desde el siglo XVI, conformado por la unión de dos casonas, la que se ubicaba hacia el sur, en un principio pertenecía junto a la llamada Plazuela de Guardiola a un señor de nombre Damián Martínez, dichas propiedades se ubicaban en la Calle de Plateros, una frente al Convento de San Francisco el Grande de la Ciudad de México y la otra daba hacia el Callejón de la Condesa.

A falta de dinero, Don Damián se ven en la necesidad de vender ésta y la plazuela anexa a otro señor de nombre Diego Suárez de Peredo en el año de 1596. Éste señor al enviudar, se retiró a la orden religiosa de los franciscanos quienes tenían convento en la ciudad de Zacatecas, dejando la propiedad en manos de si hija, quien se casó con el Segundo Conde del Valle de Orizaba de nombre Luis de Vivero.

Don Luis era hijo del Primer Conde del Valle de Orizaba, Don Rodrigo de Vivero y Aberrucia, personaje destacado en el virreinato por su talento e instrucción.

Don Rodrigo hereda una propiedad anexa a la casa a su hijo, la casa Norte, por lo que Don Luis fue el primero de los condes en habitar las casas, las cuales unió y mandó a reparar, aunque no le dió el aspecto que actualmente posé el inmueble.

El aspecto actual del palacio se le debe a Doña Graciana Suárez de Peredo, la Quinta Condesa del Valle de Orizaba, quien vivió en la ciudad de Puebla desde su casamiento hasta la muerte de su esposo en el año de 1708, cuando toma la decisión de regresar a la capital del Virreinato de la Nueva España y decide hacer uso del inmueble. Para el año de 1737, viendo la Condesa el estado de deterioro que tenía el palacio y otras propiedades que poseía en la ciudad, se ve en la necesidad de solicitar la reparación de éstas, especialmente la de la Calle de Plateros en la que residía y que desea embellecer recubriendo la fachada totalmente con azulejos poblanos, cuya tarea encarga al maestro Diego Durán.

Uno de los sucesos que acontecieron en ésta casa y marcó una tragedia en sus habitantes, fue el asesinato del ex-Conde Andrés Diego Suárez de Peredo, descendiente de Don Rodrigo de Vivero a manos del Oficial Manuel Palacios, ocurrido al bajar las escaleras del patio del palacio. Tal crimen sucedió durante el motín de la Acordada, cuando se desató el saqueo en la ciudad. Los hechos refieren a una venganza por parte de Manuel Palacios en contra del ex-Conde, quien se oponía a que Palacios tuviera relaciones con una joven de la familia. El Oficial, una vez encontrado culpable del crímen fue sentenciado a garrote vil, ejecutándose frente a la llamada Plaza de Guardiola.

La casa continuó en manos de los descendientes del Conde hasta el año de 1871, que fue habitada por la última descendiente del título del Condado del Valle de orizaba, también en ese año se decide ponerla en venta, siendo adquirida por un abogado de apellido Martínez de la Torre, el cual fue el dueño de la propiedad tan solo por seis años debido a su muerte, por lo cual el palacio es puesto en venta de nuevo pasando a manos de la familia Yturbe Idaroff, quienes fueron los últimos habitantes en darle un uso residencial al palacio.

Don Felipe de Yturbe y del Villar, deja la propiedad a su primogénito Don Francisco-Sergio de Yturbe e Idaroff, éste realiza los trabajos de rehadaptación del inmueble durante la apertura de la Calle Cinco de Mayo, por lo cual la parte Norte del edificio se reduce en unos veinte metros, y en el trabajo de sus respectivas fachadas se ordena cubrir con azulejos y labrado de cantera en las molduras de las ventanas, imitando el diseño original de la Calle Francisco I. Madero.

El palacio perteneció a la familia Yturbe hasta el año de 1878, pero lo habitó hasta 1881, cuando la ofrecieron en renta, pasando a formar la sede del Jockey Club de México, uno de los varios centros de reunión más exclusivos de la élite porfiriana. Durante la Revolución mexicana, en el año de 1915 se destina uno de los pisos del inmueble como la sede de la Casa del Obrero Mundial uso que se le dió por poco tiempo ya que Francisco Yturbe recuperó la propiedad a fin de no fuera dañada al darle dicho uso.

Para el año de 1903 Walter Sanborn (graduado como químico farmaceútico en la ciudad de Los Angeles, California), quien desembarcó en el puerto de Veracruz en el año de 1897 a los 22 años de edad, había fundado junto con su hermano mayor Frank una pequeña droguería en la Ciudad de México. Después de abrir tres establecimientos en la ciudad, se aventuraron al norte abriendo un cuarto establecimiento en el puerto de Tampico. En diciembre de 1916, Walter decidió regresar a los Estados Unidos, mientras que Frank se resistió a abandonar México.

Para el año de 1917 el palacio es rentado a Frank Sanborn para establecer en este lugar una de las caferterías más concurridas en ese entonces con un concepto inovador en la ciudad, el de una fuente de sodas y una farmacia, con el nombre de Sanborns American Pharmacy. Se le realiza entonces al palacio una readecuación de casi 2 años para adaptarlo al concepto que intordujeron a México los hermanos Sanborn y le agregan aparte un restaurante, tienda de regalos y revistas, así como una tabaquería.

El 11 de octubre de 1919 después de dos años de adaptaciones y esfuerzos, cerró las tres pequeñas sucursales y concentró todo el concepto Sanborns en un sólo lugar, Madero 4, mejor conocida como “La Casa de los Azulejos”. El éxito fue rotundo desde el primer día: un mini centro comercial en un marco irrepetible.

Entre las obras de arte que alberga el palacio en su interior, destacan el mural titulado “Omnisciencia” del pintor José Clemente Orozco, que abarca la pared Norte de las escaleras principales de acceso al segundo nivel; el mural fue solicitado por orden de su amigo y mecenas, Don Francisco-Sergio de Yturbe e Idaroff, quién fue uno de los grandes impulsores del muralismo mexicano de su época. Dicho mural muestra a una sacerdotisa arrodillada, y junto a ella se encuentran hombres alegóricos a la Voluntad y la Virtud.

Otro de los murales que sobresalen es el que se pintó en las paredes del primer nivel, que corresponden a las paredes del patio principal, y lleva el título de Pavorreales, el cual fue realizado por el artista húngaro Pacologue, que se encontraba ex-profeso en Nueva York cuando se le informó del encargo solicitado, por parte de los Hermanos Sanborn.

Leyendas

Existe otra versión popular sobre la construcción de la Casa de los azulejos. Dicha conseja señala, según la versión de Luis González Obregón, que uno de los descendientes del Conde de Orizaba, joven confiado en sus riquezas heredadas y dedicado al despilfarro y a la vida mundana, en lugar del trabajo y los negocios de la familia, fue reprendido por su padre, el cual desesperado ante varias reprendas solo le bastó decirle al joven:

“Hijo, así nunca llegarás lejos, ni harás casa de azulejos…”

Parece que tal frase acentó en la mente del joven heredero, quien cambió su modo de vida hacia uno más responsable, y para demostrar a su padre su madurez y esfuerzo, reparó y levantó la propiedad recubriendo la fachada completa en azulejos.

Otra leyenda no acaecida dentro del palacio, sino en el callejón contiguo, nombrado De la Condesa, hace referencia a dos personajes, ambos Hidalgos y ambos habían entrado por cada extremo de dicho callejón en sus respectivos carruajes, que una vez encontrándose ahí ninguno quiso retroceder, argumentando el título que poseían y el desagravio que cada uno causaría a sí mismo si fuese a retroceder. Los dos pasaron dentro de sus carruajes sin alimento y sin moverse tres días y tres noches, afortunadamente el supuesto desagravio no llegó a duelo alguno entre los dos, pero sí a oídos del virrey en turno, quien dispuso que cada Hidalgo retrocediera con su respectivo carruaje hasta las entradas del callejón, uno hasta la entonces Plazuela de Guardiola y el otro hasta la Calle de San Andrés.

Read Full Post »

El sueño de los Alebrijes

DSC03722
Este es uno de los 117 alebrijes monumentales que permanecen por estos días sobre las banquetas del Paseo de la Reforma entre el Ángel y la Diana, ¿de donde surgen los alebrijes?, alebrijes.com nos cuenta:

A la edad de 30 años, Pedro Linares López quien era cartonero de oficio originario de la ciudad de México, enfermó quedando inconsciente y en un profundo sueño el cual le revelaría criaturas extrañas que cambiarían su destino como artesano de la Merced.

Enfermo y sin acceso a médicos que pudieran tratar su enfermedad, sus hermanas, con remedios caseros trataron de hacer que reaccionara sin tener éxito, al final no podían hacer nada más que rezar y encomendarse a los santos por la salud de su hermano.

En cama e inconsciente, Pedro soñaba un lugar extraño e interesante, muy apacible; algo así como un bosque donde había árboles, rocas y animales; podía ver las nubes y el cielo de aquél mágico escenario. Él decía que todo estaba en calma, que no sentía dolor y estaba feliz de estar caminando en ese lugar, pero de repente, las rocas, las nubes y los animales se convirtieron en criaturas extrañas, eran animales que no podía distinguir ya que eran de una naturaleza muy extraña. Don Pedro vio un burro con alas, un gallo con cuernos de toro, un león con cabeza de perro. Todos estos animales gritaban una sola palabra: “Alebrijes”, gritaban más y más fuerte: “¡Alebrijes, Alebrijes, Alebrijes!”.

Pedro siguió su camino en aquél fantástico sueño y al recorrer un camino de piedras vio a un hombre caminando tranquilamente y le pidió ayuda para salir de aquel lugar. El hombre le dijo que él no debía estar en ese lugar todavía y que tenía que caminar más adelante, a unos cuantos metros había una salida. Pedro corrió y corrió hasta estar frente a una ventana estrecha, por la cual a penas pudo escabullirse y en ese momento despertó.

En medio de su propio velorio se levantó repentinamente, se escuchó una expresión de asombro entre rezos y exclamaciones al verlo reaccionar de lo que parecía su muerte. Después de ese momento y Pedro ya totalmente recuperado, empezó a recordar su sueño y quería que su familia y todas las personas conocieran a esos animales fantásticos. Aprovechando su habilidad de cartonero, Pedro Linares tomó un pedazo de papel y moldeó esas figuras, las pintó igual que como estaban en sus sueños, dándole vida a los “Alebrijes”. Don Linares a lo largo de su vida mostró su trabajo a mucha gente, mexicanos y extranjeros, siendo invitado a Estados Unidos y Europa para exhibir sus “alebrijes”. Conservó las tradiciones populares que sus abuelos y padres le habían heredado, aportó una invaluable creación al arte mexicano y a las mismas tradiciones populares. Pedro Linares López, trabajó jornadas de 16 horas todos los días, hasta un día antes de su muerte, la cual sucedió un 26 de Enero de 1992 a la edad de 86 años.

Read Full Post »

El azotador… ¿qué es?

DSC03677
Algo extraño.

Buscando un poco de información sobre azotadores en la Wikipedia, la enciclopedia libre, descubrí que no existe una pagina en este sitio que trate sobre ese tema, luego busque en WordReference y no encontré nada más que una equivalente al ingles que es Caterpillar… obviamente pensé en las Máquinas para construcción amarillas que llevan ese nombre, pero también recordé la canción de los 80’s de The Cure que se llama igual y que en su vídeo correspondiente se muestran insectos de este tipo, entonces busque ahora en Wikipedia, the free encyclopedia, la palabra caterpillar, ya ahí en la opción Languages hice clic en Español ¡¡¡y gran sorpresa!!!, di con el Artículo denominado Oruga (larva).

Toda mi vida e creído que un azotador es un azotador, pero según esto resulta que no, a lo que le llamamos azotador no es más que una larva, una especie de oruga que un día se podría transformar en una bella mariposa…

Sinceramente tengo mis dudas que el de la foto sea capaz de hacerlo.

Read Full Post »

Éxodos

DSC03715
Siempre vamos de aquí para allá cruzando nuestros caminos con desconocidos que no sabemos de donde vienen y hacia donde van, algo que en realidad no nos importa, así es la vida en la ciudad.

Estas son sólo unas cuantas de las 101 figuras que cruzan la Avenida Juárez a la altura del Hemiciclo ubicado en la Alameda en su caminar hacia algún lugar, migrantes de todas partes que por el momento llegan a la explanada de la Plaza Juárez donde permanecerán hasta el 21 de diciembre, en representación de los cientos de miles o millones de desplazados en todo el mundo por las guerras, la violencia e incluso la pobreza que los obliga a buscar un mejor medio para subsistir.

Éxodos de Helen Escobedo.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »