Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Óleos’

La Plaza Mayor de México


La Plaza Mayor de México de Carlos Paris (1800-1861), es un óleo sobre tabla que un buen día tuve la fortuna de encontrar dentro del recorrido en el museo Franz Mayer, no recuerdo en ninguna de mis visitas posteriores haberlo visto nuevamente, quizá algún dia, siempre es maravilloso asomarse a este tipo de ventanas donde permanece congelado un momento de nuestra hermosa ciudad.

Anuncios

Read Full Post »


Un clásico del MAM, el Museo de Arte Moderno, es éste óleo sobre tela pintando en 1919 por Jesús E. Cabrera, donde nos da una idea de como era la cotidianeidad en la Ciudad de México de aquellos primeros años del siglo XX, mostrándonos tres elementos que han desaparecido o casi, el primero de estos es el Canal de la Viga que apenas existío pocos años después de que fue realizada esta pintura, transformándose en un insignificante eje vial, el segundo de ellos es un tranvía como los que recorrieron la ciudad hasta principios de los años setenta, cuando el metro recién comenzaba su expansión, por último, el tema principal, las pulquerias, de las cuales quedan apenas unas cuantas, no así los borrachínes, que hoy en día prefieren la cerveza, el tequila y el mezcal por encima del pulque, y aunque todavía se puede ver alguna pulqueria por ahí, ya no es el mismo emporio que llegó a ser en los tiempos de Ignacio Torres Adalid.

Una obra llena de personajes y detalles que vale la pena observar, donde el autor remata con un pequeño anuncio que informa “pulque puro a 6 centavos el litro”.

Read Full Post »


En el año de 1960 la pintora surrealista Leonora Carrington realizó un retrato de el único hijo de María Félix, Enrique Álvarez Félix, actor conocido entre otros papeles por su participación e la famosa película Los Caifanes.

El cuadro conocido con el nombre de Quería ser pájaro pertenece a una colección privada pero permanecerá exhibida hasta el 23 de septiembre en el Museo de Arte Moderno dentro de la exposición Leonora Carrington: cuentos mágicos.

Read Full Post »


Propiedad de la Colección Andrés Blaisten, este cuadro de Carmen Mondragón pintado en 1922 por Gerardo Murillo, el Dr. Atl, no es común encontrarlo colgado en las paredes de los museos, por lo que la exposición Nahui Olin, la mirada infinita, en el Munal, es una extraordinaria oportunidad para encontrarse frente a ésta maravilla, que ha contribuido junto a las fotografías de Antonio Garduño y Edward Weston, entre otros, además por supuesto de los cuadros que ella misma realizó, a mantener viva la leyenda, casi mito, de Nahui Olin.

Read Full Post »


Dentro de la exposición “La Ciudad de México en el arte, travesía de ocho siglos” que se exhibe en el Museo de la Ciudad de México podemos encontrarnos con esta pequeña gran maravilla, “Plaza Mayor de la Ciudad de México” de Diego García Conde, pintado en el siglo XVIII, donde la diminuta placa gris nos explica lo siguiente:

El eje de esta pintura es la representación de la ceremonia conocida como “salir en público”, el desfile que atraviesa el cuadro desde la puerta del Palacio Real, cuyas almenas ocupan toda la parte inferior hasta las de la Catedral barroca. Representación del papel de la ciudad como “Corte y Cabeza del Reino de la Nueva España”, con todas las autoridades radicadas en ella, en carrozas tiradas por dos caballos, acompañado al virrey, representación del rey, y como tal, único con derecho a carroza de seis caballos.

Read Full Post »


Cristóbal de Villalpando, nacido en la capital de la Nueva España, realizó en 1695 una de las obras más importantes de lo que ahora llamamos nuestro Zócalo, “La Plaza Mayor de México”, donde pintó 1283 personajes en tres metros cuadrados de tela, ahí nos muestra el Mercado del Parían, la Acequia Real, el Ayuntamiento, la Catedral Metropolitana y el Palacio Virreinal, que aun conservaba los daños que tres años atrás había sufrido durante los disturbios del Motín de 1692.

Fue un encargo del Virrey de la Nueva España Gaspar de la Cerda Silva Sandoval y Mendoza, conde de Galve, y hoy es parte de la colección de James Methuen Campbell, se le puede ver en Corsham Court, Wiltshire, Inglaterra, la imagen corresponde a un facsímil de la pintura que se exhibe, entre muchas otras agradables sorpresas, dentro de la exposición La Ciudad de México en el arte, Travesía de ocho siglos en el Museo de La Ciudad de México hasta abril de este 2018.

Read Full Post »


Detalle del cuadro atribuido a Nicolás Enríquez, del año 1724, que por estos días se está exhibiendo en el Palacio de Iturbide y que permanecerá ahí hasta mediados de octubre como parte de la exposición Pintado en México, 1700–1790: Pinxit Mexici.

En Fomento Cultural Banamex/Noticias/La Ciudad de México vista por pintores nos explican que en 1724 el virrey Baltasar de Zúñiga le encargó una pintura del paseo de la Alameda y el Convento del Corpus Christi al pintor Nicolás Enríquez. Hasta hacía pocos años, la Alameda había estado en total abandono debido a la falta de fondos para su mantenimiento y las inundaciones que periódicamente asediaban la ciudad. El virrey de Zúñiga mandó limpiar el parque, plantar más árboles y costeó sus cuatro fuentes más pequeñas. Sus labores de renovación del parque quedaron plasmadas en el cuadro, que fue llevado a la corte española.

En la pintura de Nicolás Enríquez aparece también el Convento de Corpus Christi, que en 1720 causó polémica por ser el primer convento para indígenas. Hoy en día el edificio es el Archivo Histórico de Notarías de la Ciudad de México.

Aquí descubrimos una zona muy familiar para todos los que vivimos en la CDMX, pero que nos muestra muchos detalles que si nos los contarán, nos costaría mucho trabajo imaginar como era en aquellos tiempos, vemos los caños por donde viene el agua a la ciudad desde Santa Fe, es decir el acueducto, una Alameda de una menor dimensión con apenas cuatro pequeñas fuentes más una central de mayor tamaño y cuatro puertas por donde sólo se le permitía el acceso a algunos cuantos, casi sobre lo que ahora conocemos como avenida Juárez se aprecian las tres Ermitas del Calvario, detrás del Convento de Corpus Christi nos encontramos con un paisaje muy distinto a lo que conocemos hoy en día, en lugar de asomarse edificios, se ven canales y una especie de pantano o laguna.

Ésta joya pertenece a la colección Patrimonio Nacional, del Palacio de la Almudaina, Palma de Mallorca, España, por lo que difícilmente se le verá en nuestro país en el futuro, es una excelente oportunidad para saber como fue lo que aún es.

Read Full Post »

Older Posts »