Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ciudad Universitaria’

image
Muy cerca de la Facultad de Odontología, podemos encontrarnos con ésta peculiar estructura conocida como la muela, pocos saben que su nombre original es Pabellón de Rayos Cósmicos y que es la primer obra conocida del famoso arquitecto Félix Candela, quien colaborando con Jorge González Reyna, la concluyó en 1951; el pabellón elaborado con cascarones de hormigón armado muy ligeros, pretendía servir como un laboratorio especializado en la medición de los neutrones que desprenden los rayos cósmicos, esto debido a que el cascarón mide uno y medio centímetros de espesor, dejando pasar los rayos cósmicos que eran registrados con una maquina en el interior.

Read Full Post »

IMG_5005
En perseguirme, mundo, ¿qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento
que no mi pensamiento en las riquezas.

Y no estimo hermosura que, vencida,
es despojo civil de las edades,
ni riqueza me agrada fementida,
teniendo por mejor, en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

Sor Juana Inés de la Cruz

Read Full Post »

DSC_9491
La exposición De ida y vuelta, Lance Wyman: íconos urbanos, permanecerá en el Museo Universitario Arte Contemporáneo hasta el 22 de febrero del 2015, donde a grandes rasgos queda resumida de una manera muy breve la historia gráfica que este diseñador ha aportado a lo largo de su carrera.

Todos estamos familiarizados con su trabajo realizado para los Juegos Olímpicos de México 68 y para el Sistema de Trasporte Colectivo Metro en nuestro país, pero aquí además podremos conocer otros diseños, íconos, logos y señalética que creó, entre los que destacan los del Museo de Minnesota y del Metro de Washington, otros diseños memorables en México son los de la Central de Abastos, el del Hotel Camino Real y los de La Moderna.

La exposición se complementa con cuadernos, bocetos, fotografías y algunas de diseños presentadas en forma tridimensional.

Definitivamente Lance Wyman es quizá uno de muy pocos, si no es que el único diseñador gráfico que merezca un espació en un museo para exponer su trabajo.
DSC_9523
DSC_9516

Read Full Post »


Inaugurado el 20 de noviembre de 1952, fue sede de los Juegos Olímpicos de 1968 y de la Copa Mundial de Fútbol de 1986.

Obra de los arquitectos Augusto Pérez, Raúl Salinas Moro y Jorge Bravo, quienes tuvieron la idea de darle la forma del cráter de un volcán, haciendo alusión al xitle; esta es la puerta principal en el costado oriental del Estadio sobre la que se encuentra este mural, un Altorelieve de Diego Rivera llamado “La Universidad, la familia mexicana, la paz y la juventud deportista”.

En la construcción de este relieve en piedras de colores naturales se muestra el escudo universitario, con el cóndor y el águila sobre un nopal. Bajo sus alas extendidas, Rivera colocó tres figuras que representan a la familia: el padre y la madre entregando la paloma de la paz a su hijo. En los extremos se encuentran dos figuras gigantescas que corresponden a unos atletas, hombre y mujer, que encienden la antorcha del fuego olímpico. Una enorme serpiente emplumada, la imagen simbólica del dios prehispánico Quetzalcóatl, complementa la composición en la parte inferior. Diego Rivera tenía pensado cubrir toda la parte exterior del estadio con diseños parecidos a este, pero la muerte del artista en 1957 lo impidió.

Read Full Post »


Escultopintura realizada por el gran muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, la cual inicio en 1952 y fue inaugurada en 1956 junto a la torre de Rectoría de la UNAM en Ciudad Universitaria.

Read Full Post »


Inaugurada el 5 de abril de 1956, en sus muros surgió la monumental ornamentación a base de piedra natural creada por Juan O’Gorman.

El mismo explicó el proceso de recolección y selección de estas piedras:

“… Para hacer los mosaicos era necesario obtener piedras de todos los colores posibles. Para ello emprendí viajes por toda la República Mexicana, después de haber consultado el caso con un viejo ingeniero de minas, amigo de mi padre (su padre fue el ingeniero de origen irlandés Cecil O’Gorman de quien aprendió pintura), quien me indicó los lugares donde podría encontrarlas. Visité muchos minerales y canteras para recoger muestras de cada uno de ellos, haciendo una colección integrada por aproximadamente 150 piedras de diferentes colores para seleccionar los que tuvieran mayor coloración posible.

En el estado de Guerrero encontré los amarillos, los rojos y los negros; varios colores verdes también los encontré en los estados de Guerrero y Guanajuato. En Hidalgo encontré piedras volcánicas de color violeta y dos calcedonias de color rosa. Nunca logramos encontrar piedra de color azul, a pesar de que me habían indicado que podría encontrar este color en Zacatecas, en una mina o sitio llamado Pino Solo. Emprendí la expedición que requirió dos días, acompañado por guías y provisto de mulas, hasta dicho sitio lejano, atravesando el desierto de Zacatecas. Allí encontré efectivamente, una calcedonia azul.

Finalmente seleccioné diez colores con los cuales podían hacerse los mosaicos: un rojo Venecia, un amarillo Siena, dos rosas de diferente calidad, una casi color salmón y la otra con tendencia al color violeta, un color gris violáceo, el gris oscuro del Pedregal, obsidiana negra y calcedonia blanca; también fue posible emplear el mármol blanco, dos tonos de verde… Para el azul empleé el vidrio coloreado en trozos y después triturado como si se tratara de piedras, o bien, hecho en placas para usarlo como se utiliza en los mosaicos de vidrio…”

Esta pared está marcada formalmente por la distribución de figuras a partir de una faja o columna de motivos centrales, y de dos grandes discos a los lados; propone una visión del mundo europeo en conjunción con el indígena, y desarrolla el esquema del mundo colonial novohispano.

Presenta los fundamentos del pensamiento español en ese tiempo, marcados por la contradicción entre Dios y Demonio, entre la religiosidad y la mundanidad, como bases de la cultura.

Preside el conjunto un enorme escudo de la casa de Habsburgo, que gobernaba España en la época del descubrimiento y conquista de América, rodeado de figuras entre las que destacan las fechas de inicio y terminación del virreinato en México (1521-1820); del escudo emergen un brazo con una espada y otro con la cruz. Le sucede hacia abajo en la serie vertical de motivos, el par de Columnas de Hércules, parte del lema de la misma casa reinante (Non plus ultra); a los lados un templo griego, y más abajo un templo cristiano colonial, del que parecen salir las manos de Cristo redentor asociadas a una fortaleza y a un templo. Estos símbolos señalan la disposición de motivos en el mural: del lado derecho las armas y frutos de la guerra; del opuesto, los frutos de la cultura más o menos constructora.

En los vértices derecho e izquierdo se repiten los motivos de la luna y el sol, próximos a series de formas que recuerdan imágenes de los mundos prehispánico y colonial.

Las dos grandes circunferencias simétricas que resaltan en los dos campos laterales, hacen alusión a la concepción heliocéntrica de Copérnico y geocéntrica de Ptolomeo, presentando en sus centros las figuras de la tierra y el sol según dichas teorías, y rodeadas respectivamente por los signos del Zodíaco y los de las constelaciones. Debajo de estos discos se ven, en el mismo orden, el plano de la antigua Tenochtitlán, en la versión del mapa de Nuremberg de 1525, y la imagen del águila que cae, recuerdo de Cuahtémoc, el último gobernante mexica. En un lado de la porción izquierda se observa un escudo de León y Castilla, las dos casas reinantes de la España medieval, que se unen precisamente en los años del descubrimiento del Nuevo Mundo.

Hacia los lados y debajo de éstas hay muchas figuras que subrayan los dos aspectos de la conquista española, el civil y el religioso, destacando de uno y otro lado las figuras del conquistador Hernán Cortés y del primer arzobispo de México, Fray Juan de Zumárraga. Del lado izquierdo aparece también la escena de la quema de códices mayas, realizada por órdenes del obispo de Yucatán, Fray Diego de Landa. Enfrentado a este fragmento, en la parte baja del lado derecho se representa al soberano español otorgando a los indígenas las Leyes de Indias, teniendo como testigo un estandarte en el que aparece la imagen de la Virgen de Guadalupe.

No faltan, entre la multitud de formas, encarnaciones de ángeles y alguna del diablo, iglesitas, fortalezas, escudos, cañones, con las que O’Gorman hace alusión a la pintura popular, que le era tan querida.

Chequen este enlace de la Biblioteca Central donde podrán encontrar mucho más información de esta magna edificación que bien podría ser una de Las Siete Maravillas de la ciudad de México.

Read Full Post »


Desde hace muchos, pero muchos años tenia la intención de conocer el Espacio Escultórico que se encuentra en Ciudad Universitaria, sin embargo, por la enormidad de nuestra capital y la brevedad de mi tiempo libre nunca tuve la oportunidad… Y resulta que la maestra de Artes Visuales de mi hijo que esta en primero de secundaria, les pidió de tarea visitar el sitio y tomar algunas fotos para llevarlas de tarea, sólo así, por fin tuve la oportunidad de conocer aquel maravilloso lugar.

Que bueno que en las escuelas les procuren un poco de conocimiento sobre los sitios de interés en nuestra ciudad.

El Centro del Espacio Escultórico es un monumento circular a la naturaleza que contiene un mar de lava petrificada; mirando hacia el centro, en disposición radial, hay 64 módulos poliédricos de base rectangular de 9 por 3, con una altura de 4 metros; posee un diámetro exterior de 120 metros e interior de 92.78, un lugar muy especial.

Read Full Post »