Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Palacio de Bellas Artes’

IMG_6356
Desde hace una semana, frente a la escultura de Juan Gabriel en el Paseo de la Canción Mexicana de Garibaldi, se le rinde homenaje permanentemente, de día con uno que otro curioso y de noche cantando sus canciones con mariachi, mientras en Bellas Artes hacen lo propio en espera de que éste, quizá el último de los grandes compositores que dio México en el siglo XX, regrese una vez más al Palacio de Bellas Artes.

Y justo es hoy el día cuando las puertas de éste recinto sean abiertas para que el pueblo pueda más o menos despedirlo como se debe, porque no se puede negar que era un gran compositor y sus canciones le darán una larga vida que perdurará más allá de nuestras propias vidas y la de muchos de nuestros descendientes.
IMG_6468

Anuncios

Read Full Post »

IMG_2042
Segunda parte de un díptico de murales en el Palacio de Bellas Artes dedicados a Cuauhtémoc que integra una narración sobre la conquista de México.

Apoteosis de Cuauhtemoc (1950-1951) celebra un episodio ficticio, imaginario: el dirigente indígena conduce a su pueblo con valentía frente al enemigo. Siqueiros establece un paralelismo con la historia contemporánea, al relacionar la escena con la necesidad de que México se libere de la política estadounidense de la posguerra. Irónicamente, Cuauhtemoc porta la armadura metálica que cargaban los conquistadores españoles, mientras que una fila de figuras humanas sigue sus pasos con el brazo levantado. El centauro español cae derrotado. Siqueiros reivindica así al líder indígena, quien deja de ser el “Águila que cae” para convertirse en un símbolo de la resistencia y la dignidad del pueblo mexicano.

Read Full Post »

IMG_2054
Primera parte de un díptico de murales en el Palacio de Bellas Artes dedicados a Cuauhtemoc que integra una narración sobre la conquista de México.

El Tormento de Cuauhtemoc (1950-1951) capta el momento en que el gobernante mexica es sometido a tortura para que revele el lugar donde se ocultan los supuestos tesoros que guardaba la gran Tenochtitlan. Cuauhtemoc soporta el suplicio en actitud estoica, en contraste con las suplicantes lágrimas de dolor que derrama Tetlepanquetzal, señor de Tlacopan. Entre el grupo de soldados españoles con armadura se oculta un rostro indígena, que hace referencia a la Malinche, esclava de origen noble entregada a Cortés como traductora por los caciques de Tabasco. Al lado opuesto figura la patria teñida de rojo con los brazos hacia arriba, junto a una niña mutilada que imita su postura.

Read Full Post »

DSC_0279
Del 3 al 8 de este mes se llevó a cabo en varios puntos de nuestra ciudad la Visual Art Week donde, como en su pagina se describe, arte, tecnología y espacio público fueron los tres axiomas de este luminoso y colorido evento.

En la Glorieta de la Palma presentaron una pieza de arte lumínico llamada Potted Palm del colectivo francés Visual System, en el Hemiciclo a Juárez se proyectaron los trabajos de dieciocho artistas visuales, nueve nacionales y nueve internacionales, la explanada de Bellas Artes fue intervenida con una instalación interactiva en la que los movimientos del público incidían en la obra denominada Control no control de Daniel Iregui, el Atrio de San Francisco alojó WIDE/SIDE de João Martinho Moura, creada especialmente para VAW 2015, una escultura interactiva en la cual intervienen forma, imagen y sonido, la plaza Río de Janeiro fue tomada por la instalación Marentus y el Museo Jumex expuso Submergence, obra del colectivo Squidsoup, pensada para un espacio cerrado.

Desafortunadamente para mí, no me fue posible visitar las dos últimas y me parece que debieron continuar al menos una semana más, en una ciudad como ésta no es algo así como que se tenga el suficiente tiempo siempre como para hacer todo lo que uno quisiera hacer.
DSC_0346
DSC_0367
DSC_0404

Read Full Post »

DSC01242
En 1944 Siqueiros recibió el encargo de pintar un mural al interior del Palacio de Bellas Artes, la obra, cuyo título original era México por la democracia y la independencia, fue inaugurada el 20 de noviembre, día que marca el inicio de la revolución de 1910.

En 1945, y para conmemorar la victoria aliada sobre el Eje Berlín-Roma-Tokio, el pintor decidió añadir dos nuevos tableros que acabarían formando el tríptico que ahora se conoce como Nueva Democracia, y que llevan los títulos de Victimas de la guerra y Victimas del fascismo.

El panel central de este conjunto está estructurado a partir de una representación alegórica de la libertad: una mujer encadenada con el torso desnudo y los brazos extendidos, que lleva una flor en la mano izquierda y una antorcha en la otra; la cabeza coronada por un gorro frigio.

La composición de los tres tableros corresponde a la idea del artista sobre la “plástica pura”, es decir, una manera de pintar que debía romper los límites del cuadro para convertirse en una suerte de superficie dinámica que pudiera satisfacer la visión del que llamaba el espectador móvil; aquel que no tiene un punto de vista estático, sino que se mueve y observa la obra desde distintos ángulos, esta tentativa de pintar el movimiento ha emparentado a Siqueiros con el futurismo italiano, sin embargo, por la energía que muestra su trazo y por los colores violentos, se le conoce también como uno de los máximos expresionistas mexicanos.

Nueva Democracia, 1944
(Victimas de la guerra y Victimas del fascismo) Tríptico
Piroxina sobre celotex y masonite, recubierto con plastico sintetico

Data in situ

Un interesante dato adicional, la modelo del mural fue Angélica Arenal, esposa de Siqueiros.

Read Full Post »

DSC_8898
Por si en días pasados no pudieron llegar al Palacio de Bellas Artes durante los festejos por su ochenta aniversario y se perdieron el espectáculo visual y sonoro en vivo y a todo color, el cual por cierto, apenas duró poco más de nueve minutos, pero que bien valió la prolongada espera, incluso permaneciendo de pie por bastante tiempo apartando un lugar con vista privilegiada, conveniente para la foto o el video; así pues, a continuación un enlace para que quienes no pudieron estar ahí puedan ver el espectáculo, y aquellos que deseen revivir la experiencia aprovechen la oportunidad.
DSC_8884
Clic en esta imagen para ver el video en YouTube

Read Full Post »

DSC_8814
Un día como hoy pero de hace ochenta años, el Palacio de Bellas Artes abrió sus puertas al publico con una solemne ceremonia donde el presidente Abelardo L. Rodríguez daba por inaugurado el recinto que en 1987 sería declarado monumento artístico por la Unesco, su telón se levantó por primera vez con el estreno de “La verdad sospechosa” de Juan Ruiz de Alarcón, con la primera actriz María Tereza Montoya, pocos días después su sala se llenaría de las notas del gran pianista y compositor Rachmaninoff, en 1950 María Callas debutó con la ópera Aída, Rudolf Nuréyev también subió a su escenario, aquí fueron despedidos muchos gigantes de las bellas artes como Frida Kahlo, Diego Rivera, Virginia Fábregas, María Félix, Carlos Fuentes, Octavio Paz y Gabriel García Márquez.

Afuera los festejos comenzaron desde temprano con las clásicas Mañanitas y terminaron hasta la noche con el videomapping proyectado sobre el muro del Palacio, mientras en su interior se realizaron varios conciertos y algunos eventos, esta es la historia del Palacio de Palacio de Bellas Artes tal cual se explica en su pagina oficial:

Antecedentes

El Palacio de Bellas Artes tiene como antecedente inmediato al edificio que albergaba al antiguo Teatro Nacional, considerado el más importante en su género en la vida artística y cultural de nuestro país durante la segunda mitad del siglo XIX.

Al iniciarse el siglo XX, como parte del programa de obras arquitectónicas con las que se estaba embelleciendo a la Ciudad de México, se pensó primero en renovarlo, pero se optó por demolerlo para construir otro, acorde al crecimiento urbano y cultural de la Ciudad.

La ubicación del nuevo teatro fue objeto de un minucioso estudio tanto por parte de las autoridades como por su arquitecto, el italiano Adamo Boari. Finalmente, en 1901 ya se había decidido que se situaría a un costado de la Alameda Central.

Construcción

La historia de la construcción del nuevo Teatro Nacional, llamado después Palacio de Bellas Artes, es compleja y tiene una dinámica singular; dos épocas importantes de la historia de nuestro país la definen: el régimen de Porfirio Díaz y la Revolución Mexicana.

Los trabajos iniciaron en 1904 con el objetivo de terminarlo en cuatro años; sin embargo, problemas presupuestales y técnicos fueron demorando su conclusión. Tras el estallido de la Revolución en 1910 y el agravamiento de la situación económica en el país, Adamo Boari regresa a Europa en 1916. Se había concluido, hasta esa fecha, casi todo el exterior, excepto el recubrimiento de la cúpula.

La idea generalizada de que el Teatro Nacional, en el periodo que va de 1917 a 1929, estuvo en completo abandono es difícil de sostener, pues hubo gran interés para que se terminara, tanto de algunos gobiernos posrevolucionarios como del público en general. Además, el edificio se usaba muy frecuentemente para celebrar actos importantes de la vida citadina.

A partir de 1930, bajo la presidencia de Pascual Ortiz Rubio, el arquitecto Federico E. Mariscal fue el encargado del proyecto de la conclusión del Teatro Nacional; sin embargo, no es sino hasta 1932, con el apoyo del secretario de Hacienda, Alberto J.Pani, que la obra fue revitalizada con las instrucciones precisas de concebir un edificio “asiento de una institución nacional de carácter artístico”, que albergara varios museos, de ahí que por primera vez en 30 años se cambiara el nombre del edificio, de Teatro Nacional al de Palacio de Bellas Artes. Debido a la fuerte inversión que se requería para acabar el recinto, éste debía responder a una necesidad social y ser de utilidad pública. Así, el Palacio de Bellas Artes fue concluido por el arquitecto Mariscal el 10 de marzo de 1934.

Remodelaciones

De 2008 a 2010 se llevó a cabo la mayor intervención hecha a su teatro y sala de espectáculos, en la que se renovaron plataformas, tramoya, escenario, foso, iluminación, acústica, cabinas y butaquería. Se han realizado otras rehabilitaciones en el recinto, entre las que destacan en 1993, la construcción del estacionamiento subterráneo; un año después la remodelación de las salas de exhibición del Museo del Palacio de Bellas Artes; y de 2000 a 2004, la restauración de sus cúpulas.

Read Full Post »

Older Posts »